Las maravillas naturales de Picture Rocks National Lakeshore

Miner’s Castle

Llamándose Picture Rocks National Lakeshore ya cabe imaginar lo espectacular de ese sitio. Se trata de un Parque Nacional que abarca 296,4 kilómetros cuadrados, inaugurado en 1966 y que recibe medio millón de visitantes al año. Ubicado en Munising, Michigan (Estados Unidos), se distribuye en torno al lago Superior, al que debe una parte de su nombre; la otra tiene su origen en los acantilados de arenisca de la orilla lacustre, situados al noroeste de Munising, la ciudad más cercana, donde las rocas adoptan una variada serie de caprichosas formas, coloreadas además por el tono de los minerales que las componen.

Cualquiera que se acerque por el lugar irá descubriendo una tras otra, las maravillas naturales que caracterizan ese paisaje: una gruta aquí, un arco de piedra allá, unas cascadas acullá… La lista es larga e incluye un sistema dunar, bosques de abedules, un faro y varias formaciones rocosas que nos recuerdan, por pareidolia, imágenes conocidas: siluetas antropomorfas, el torreón de un castillo, etc. Cosas de la meteorización.

Miner's Castle
Miner’s Castle

Hay referencias a ese paraje al menos desde el siglo XVII, aunque las primeras exploraciones científicas tuvieron lugar en el XIX. En 1966 se decretó su protección jurídica como Parque Nacional con la finalidad de «preservar para el beneficio, la inspiración, la educación, el uso recreativo y el disfrute del público, una parte significativa de la costa de los Estados Unidos y sus características geográficas y científicas relacionadas».

Consecuentemente, Picture Rocks National Lakeshore ha quedado a salvo de la especulación y se ha convertido en un apreciado destino turístico de naturaleza en el que es posible acampar, celebrar un picnic en áreas ad hoc, pescar, hacer deportes de aventura (senderismo, trekking con raquetas de nieve, esquí de fondo), realizar minicruceros por el lago o recorrerlo en kayak para contemplar los acantilados desde la mejor perspectiva, remando desde el embarcadero de Munising.

Las maravillas naturales Picture Rocks Natural Lakeshore 3

Porque, como decía antes, la lista de puntos de interés es considerable. La policromía en tonos negro-blancuzcos (manganeso), rosado-verdoso (cobre), amarillento (limonita) y rojizo (hierro) de los farallones, completados por el verde de la tupida corona vegetal que los corona, se aprecia especialmente desde el agua, al igual que las cuevas y arcos geológicos modeladas por la erosión y que hacen las delicias de los curiosos cuando pasan por debajo o se adentran bajo las bóvedas. Y eso que hay que tener cuidado porque, pese a que llevan ahí más de quinientos millones de años (desde el Precámbrico, Cámbrico y Ordovícico, según cada sitio), los desprendimientos ocasionales siempre constituyen cierto peligro; las tribus locales solían hacer ofrendas para calmar a los espíritus.

Lo mismo pasa con las formas que adoptan las rocas: sólo desde la superficie lacustre se vislumbra claramente el perfil facial de un indio (Indian Head) y una capilla (Chapel Rock), aunque a algunas sí se llega por tierra, caso de Miner’s Castle, formación que aparenta un castillo (si bien ya no tiene la silueta tan clara porque un desprendimiento la deterioró en 2006). Hay hasta pecios; la abundancia de naufragios llevó a que en 1874 se construyera el citado faro de Au Sable.

La Cabeza de Indio
La Cabeza de Indio

Tampoco andan escasos de cascadas: Munising Falls, miners Falls, Bridalveil Falls y otras muchas que se pueden ir viendo siguiendo una red de senderos; no es que sean saltos demasiado grandes (al mayor salva veintitrés metros) pero tienen el aliciente extra de poder avistar castores y nutrias. Para rematar, y contrastando un poco el decorado, es interesante también The Grand Sable Dunes que, como indica su nombre, es un sistema de dunas que se localiza en la orilla este del lago formando una elevada pendiente de más de treinta y cinco grados y que en su punto más alto alcanza los ochenta y cinco metros; una curiosidad extra es que esas dunas se asientan sobre lo que fue una morrena glaciar.

Las enormes dunas de Grand Sable
Las enormes dunas de Grand Sable