Historia

La biblioteca en funcionamiento más antigua del mundo: el monasterio de Santa Catalina

La biblioteca en funcionamiento más antigua del mundo: el monasterio de Santa Catalina 4 julio, 2016

Licenciado en Historia y diplomado en Archivística y Biblioteconomía. Fundador y director de la revista Apuntes (2002-2005). Creador del blog El Viajero Incidental. Bloguer de viajes y turismo desde 2009 en Viajeros. Editor de La Brújula Verde. Forma parte del equipo de editores de Tylium.

Monasterio Santa Catalina tiene biblioteca mas antigua mundo

Según ha determinado la UNESCO, el monasterio egipcio de Santa Catalina tiene la biblioteca más antigua del mundo de entre las que han estado funcionando ininterrumpidamente desde su fundación. Por tanto, un acicate más para visitar un lugar que forma parte del Patrimonio de la Humanidad y que constituye un importante atractivo turístico del país africano por la tradición de que tras sus muros se conserva la zarza ardiente que vio Moisés cuando subía al monte Sinaí.

Y es que el cenobio se ubica en la península homónima, al pie de la presunta montaña -cuya ascensión también es una de las actividades que no dejan de hacer los visitantes-, como legado de una de las tres grandes religiones abrahámicas que hubo en Egipto (cristiana, judía y musulmana). Surgido a partir de una capilla que mandó construir Flavia Julia Elena, esposa del emperador Constancio Cloro y futura santa, a su alrededor se establecieron varios monjes que dieron origen a la comunidad. Se trata de un recinto cuadrangular cerrado por altos muros de arenisca que erigió Justiniano en el siglo VI para protegerlo defensivamente, albergando una basílica de cinco naves, donde se guarda un esqueje de la zarza, y una mezquita que nunca se usó porque se cometió el error de no orientarla a La Meca.

Pantocrátor del Sinaí
Pantocrátor del Sinaí

Dentro del complejo, el apartado artístico tiene la mejor colección que existe de iconos medievales (desde los siglos V y VI), que consiguieron salvarse, gracias al relativo aislamiento del cenobio en pleno desierto, de la destrucción iconoclasta; entre ellos figuran el Pantocrátor del Sinaí, la Escalera al Paraíso y el más antiguo que hay sobre un tema del Antiguo Testamento. Tampoco son despreciables los mosaicos que decoran los suelos de varias dependencias. Pero hay algo que resulta aún más valioso y es la citada biblioteca, compuesta por tres mil quinientos volúmenes en múltiples lenguas.

Manuscrito en siríaco
Manuscrito en siríaco

En ella está la mayor colección mundial de códices y manuscritos antiguos después de la del Vaticano. Entre las piezas destacadas se pueden mencionar el Codex Sinaiticus -que contiene la Biblia original más completa que se conserva -fechado en torno al año 345 d.C. y descubierto en el siglo XIX por el erudito Konstantin von Tischendorf; una copia de los evangelios en lengua siríaca, derivada del arameo oriental y datada en el siglo V; una copia de la Apología de Arístides (la original en griego se ha perdido); o una copia de las Vidas de Mujeres Santas del año 779, también en siríaco.

A ello hay que añadir un buen conjunto de manuscritos árabes medievales, incluyendo la llamada Ashtiname de Mahoma, es decir, el acuerdo por escrito pactado por el Profeta con los monjes, donde les ofrece protección, les exime de impuestos y les libera de cooperar en asuntos militares. Respecto a este último punto, parece ser que incluso se dio la situación contraria: soldados del califato fatimí se encargaron de custodiar el monasterio y ayudar a sus titulares en la llegada de víveres y demás.

El pacto de Mahoma
El pacto de Mahoma

1024px-Saint_Catherine_Sinai_800x600

Este tesoro pronto va a ser sometido a un proceso de restauración y reproducción gracias al acuerdo entre el monasterio, la Biblioteca UCLA (Universidad de California), la organización sin ánimo de lucro EMEL (Early Manuscripts Electronic Library) y la Fundación Ahmanson. La colaboración entre estas entidades permitirá hacer copias digitales exactas de mil cien manuscritos que abarcan un período cronológico entre los siglos IV y XVII. Buenas noticias para los aficionados a la Historia.

Más artículos de Historia

Send this to a friend