Cómo los príncipes otomanos vivían encerrados toda su vida en la Jaula de palacio

Exterior del kafes en el palacio Topkapi

Desde su fundación en el siglo XIV el imperio Otomano domino buena parte del sureste de Europa, el norte de África y Oriente Medio. Incluso llegaron a sitiar Viena, en el corazón de Europa, en un par de ocasiones. Y hasta después de la Primera Guerra Mundial el imperio se mantendría como la principal potencia de la zona.

Los primeros sultanes otomanos heredaban el poder de una forma poco habitual en la Edad Media. No seguían, como hacían los estados cristianos, el principio de primogenitura, esto es, que el primer hijo era el heredero del trono (salvo durante el período entre 1566 y 1603, en que sí lo hicieron). Por el contrario, cuando un sultán moría, o incluso antes, se desataba una feroz batalla entre sus hijos y demás parientes.

Interior del kafes del palacio Topkapi
Interior del kafes del palacio Topkapi

Por ello, en ocasiones los diferentes pretendientes al trono buscaban alianzas en los estados vecinos, enemigos o amigos, y si fracasaban se quedaban en ellos so pena de muerte al regresar. Un ejemplo muy ilustrativo es el de Mehmed el Conquistador, cuando puso sitio a Constantinopla su propio tío le hacía frente desde el otro lado de las murallas alíado con los bizantinos.

El propio Mehmed resolvió el problema a la vieja usanza, siendo el primero en establecer la costumbre del fratricidio en 1451. Cuando accedió al trono hizo ejecutar a todos sus hermanos y parientes cercanos, salvo alguno que se le escapó. Incluyendo a su hermano pequeño, un bebé de apenas meses que murió estrangulado en su cuna. No solo eso sino que recomendaba a aquel de sus hijos que lograse heredar el trono que matase a todos sus hermanos. Una práctica hecha ley que el mundo otomano toleraría por cuestiones de estado.

Mehmed el Conquistador
Mehmed el Conquistador

De modo que cada nuevo sultán siguió su consejo durante más de un siglo. Mehmed III, en 1595, ejecutó a sus 19 hermanos, y eso no puso a salvo al resto de sus parientes, muchos de los cuales optaron por poner pies en polvorosa.

El famoso Soleimán el Magnífico no dudó en permanecer impasible mientras su propio hijo, que se había hecho muy popular entre los soldados, era estrangulado en la habitación de al lado. Lo primero era la seguridad del poder.

Lo cierto es que esta política de asesinatos nunca fue muy popular, ni entre la élite religiosa ni política del imperio, principalmente por el estrés que suponía. De modo que los visires, consejeros y altos funcionarios buscaron una solución.

Esta llegó con la muerte del sultán Ahmed I en 1617. Su muerte inesperada y repentina dio tiempo a que todos los potenciales sucesores pudieran ser congregados en el palacio de Topkapi. Allí se les encerró en unas estancias especiales del Harén Imperial llamadas kafes (jaulas).

Map-of-Ottoman-Empire-in-1900-Spanish.svg_800x501

A partir de entonces esa fue la costumbre. Todos los príncipes otomanos eran encerrados en la jaula de por vida, evitando que pudieran conspirar para deshacerse de sus hermanos. Allí vivían cautivos pero lujosamente, custodiados por guardias en todo momento.

Solo se permitía salir a aquel que heredaría el trono. Cuando un sultán moría, su heredero elegido por los visires era conducido a la Puerta de la Felicidad para ser coronado, y esa era la primera vez en su vida que salía al exterior.

El record de permanencia en la jaula alcanzó los 39 años, aunque durante el siglo XIX la media había bajado a unos 15 años. Muchos de los secuestrados terminaron por desarrollar desórdenes psicológicos graves, e incluso se sabe que hubo al menos dos suicidios dentro de la jaula.

Mehmed VI
Mehmed VI

No obstante el peligro nunca desaparecía, ya que los sultanes solían maniobrar para acabar con el mayor número posible de rivales. En 1621 Osman II hizo asesinar a uno de sus hermanos, y dejó al resto morir de hambre en sus jaulas. Al final el ejército se rebeló y los soldados consiguieron rescatar al último de ellos vivo haciendo un agujero en el tejado y sacándolo con una soga. El pobre hombre, que llevaba varios días sin comer, tardó algún tiempo en darse cuenta de que se había convertido en el nuevo sultán.

La práctica del fratricidio desapareció oficialmente en 1648 cuando ya estaba establecida la costumbre del principio de primogenitura, aunque todavía habría un caso más. En 1808 el sultán Mahmud II hizo ejecutar a su único hermano Mustafa IV, para evitarse posibles contratiempos.

El último sultán otomano, Mehmed VI, que gobernó el imperio entre 1918 y 1922, tenía 56 años cuando accedió al trono, habiéndose pasado toda su vida en la jaula. Fue confinado por su tío Abdulaziz, y tuvo que esperar a que terminasen los reinados de sus tres hermanos mayores para poder salir. Fue el último inquilino del Kafes y el que más tiempo estuvo encerrado, en toda la historia de la práctica.