El mapa en relieve más grande del mundo: The Great Polish Map of Scotland

¿Cuál es el mapa en relieve más grande del mundo? Parece que tal distinción corresponde al llamado The Great Polish Map of Scotland, una gigantesca maqueta de 50 metros de largo por 40 de ancho que se encuentra en terreno del Barony Castle, en las afueras de Eddleston, cerca de Peebles, en pleno centro de Escocia. Con semejante tamaño y teniendo en cuenta que está hecho de hormigón, no le queda otra que exponerse al aire libre, junto al castillo que da nombre al lugar.

Quien chapurree algo de inglés habrá notado otra rareza y es eso de Polish, que significa polaco. La razón estriba en que, en 1942, el inmueble estuvo destinado a centro de entrenamiento para oficiales del ejército polaco exiliados en Gran Bretaña tras la invasión de su país por Alemania pero desesosos de colaborar con sus aliados en la Segunda Guerra Mundial. Estos hombres se integraron en el Primer Cuerpo Polaco y tuvieron como misión la defensa de la costa este escocesa ante una posible invasión desde Noruega, que había sido ocupada por el enemigo.

En ese sentido, los polacos se dedicaron a instalar obstáculos antitanque en las playas y a patrullar el litoral en trenes blindados hasta que en 1944, bajo el mando del general Stanisław Maczek, se incorporaron a las tropas que desembaron en Normandía. Después del conflicto, al quedar Polonia en la parte soviética, muchos de aquellos soldados prefirieron regresar a Gran Bretaña y la mayoría se quedó en aquella Escocia que ya conocían.

Mapa grande mundo diorama Escocia

El mapa fue idea de Jan Tomasik, sargento natural de Cracovia que durante la guerra había estado destinado en Galashields, a pocos kilómetros del castillo, y estaba casado con la enfermera que le atendió en el hospital local de sus heridas. Tomasik se dedicó exitosamente a la hotelería e incluso compró el castillo en 1968 para dedicarlo a esa actividad. No se sabe cómo ni en qué circunstancias tuvo la idea de hacer el mapa, salvo que en 1940 él y los demás habían creado uno más pequeño en el campamento de Lanarkshire por motivos militares y que, en 1958, Tomasik había visto con asombro un gran diorama de Bélgica en la Exposición Internacional de Bruselas.

Quizá entonces decidió que podía ser un atractivo más para el castillo y, de paso, rendir homenaje a aquel país de adopción por el que había dado su sangre; un “regalo al pueblo de Escocia”, en sus propias palabras. De hecho, incluso tenía previsto invitar a la Reina a la inauguración. Tomasik contactó con varios camaradas de armas y contrató a profesionales polacos para la realización del proyecto. Pese a la Guerra Fría, no hubo problema alguno para que Escocia y Polonia colaborasen (hasta viajaron estudiantes de intercambio para participar) y, así, fue el cartógrafo Kazimierz Trafas el encargado de hacer el diseño, por recomendación del prestigioso geógrafo Mieczysław Klimaszewski.

Jan Tomasik
Jan Tomasik

Los trabajos ocuparon seis veranos consecutivos entre 1974 y 1979, aunque la mayor parte se concentró en 1976. Trafas marcó un contorno ovalado de 142 metros de perímetro a escala 1:10.000, ocupando un total de 1.590 metros cuadrados. Para hacer la isla principal y los archipiélagos vecinos en tres dimensiones se utilizó la técnica del encofrado vertical, tallándose a mano posteriormente los relieves topográficos usando como referencia mapas militares. Luego se pintaron encima bosques, zonas urbanas, carreteras y lagos. Algunos de estos últimos son de agua de verdad, traída de ríos cercanos por un sistema de tuberías que funcionan por la ley de la gravedad. Nunca se llegó a colocar la prevista pasarela por encima del mapa, que permitiría verlo desde arriba.

1280px-West_Coast_of_Scotland,_Barony_Castle_Map,_Peebleshire_800x531

En 1985 el Great Polish Map of Scotland cayó en estado de abandono al cerrar el hotel. Las inclemencias del tiempo y la falta de cuidados lo estropearon, perdiendo la pintura y quedando cubierto de vegetación. Tomasik falleció en 1991, por lo que tuvo que ser su diseñador, Kazimierz Trafas, quien en 1994 iniciara una campaña para salvarlo y rehabilitarlo. Trofas murió en 2004 pero gracias a su esfeurzo y el de muchos voluntarios, el insólito mapa pudo volver a visitarse en todo su esplendor seis años después.

Más información: Barony Castle