La carabela Santa Cruz, el primer barco construido en América

Categories HistoriaPosted on

Todo el mundo conoce los nombres de las tres naves con que Colón realizó su primer viaje a las Indias, aquél que culminó el 12 de octubre de 1492 cuando un marinero llamado Rodrigo de Triana dio el grito de tierra y se abría una nueva era en la Historia. Las imágenes y recreaciones de la nao Santa María y las carabelas la Pinta y la Niña forman así parte de la iconografía de ese capítulo que, junto con la Victoria con la que Juan Sebastián Elcano regresó triunfante del viaje alrededor del mundo iniciado por Magallanes, han opacado un tanto las de otras embarcaciones.

Una de ellas debería ser la carabela Santa Cruz por protagonizar un hecho que no por anécdotico resulta menos significativo: haber sido el primer barco propiamente dicho que se construyó en el Nuevo Mundo. Más concretamente en la isla de La Española, que los nativos taínos llamaban Quisqueya y donde Colón fundase el primer asentamiento europeo -el fuerte Natividad- con el maderamen de la Santa María, que no se pudo rescatar tras encallar el 24 de diciembre de 1492. La Española es el territorio insular que actualmente se reparten Haití y la República Dominicana; en la zona de esta última se fundó un segundo asentamiento, La Isabela, que a la postre sería el primero permanente de América, toda vez que el fuerte Natividad fue destruido por los indígenas y cuando el Almirante llegó en su segundo viaje sólo encontró las ruinas.

Carabela Santa Cruz primer barco construido America 2

La Villa Isabela, como también era conocida, estaba situada en el norte de la isla, aprovechando la desembocadura del río Bajabonico, y no sólo sirvió de base para colonizar el resto sino que también se usó como puerto, aduana y almacén para el tráfico marítimo entre España y sus nuevas tierras. Pero otra función que tuvo fue la de astillero. Allí se carenaban los barcos y en 1496 se construyó el primero de aquellas latitudes siguiendo el modelo de la Niña. ¿Por qué la Niña? Porque pese a ser la nave de menor porte de las tres legendarias con que se descubrió América, quedándose detrás de la Pinta en velocidad y de la Santa María en capacidad de carga, era extraordinariamente robusta y resistente, además de muy marinera navegando.

Una buena prueba de ello fue que consiguió superar con averías menores el terrible huracán que sacudió la zona en agosto de 1495 y echó a pique a toda la flota anclada en La Española (dos naos y tres carabelas; otra docena de naves ya había retornado a España en 1494). Aquel desastre no llegó a alcanzar las dimensiones destructoras del que tuvo que soportar Francisco de Bobadilla siete años después, pero sí fue lo suficientemente duro como para privar a Colón de barcos para regresar a España. Así que hacía falta construir alguno.

Y la Niña «se rehiço que era muy vieja», lo cual corroboró por qué el Almirante la tenía por su barco favorito y le llevó a hacer otro con aquellas magníficas cualidades aprovechando la madera de las embarcaciones naufragadas. El resultado fue la bautizada como Santa Cruz y, si en efecto era una réplica exacta de la Niña, su eslora rondaría los quince metros y su desplazamiento estaría entre cincuenta y una y ciento veinte toneladas, requiriendo para su manejo de una tripulación de sólo veinte hombres. La Niña carecía de castillo de proa y en el primer viaje se le había sustituído su aparejo latino original (velas triangulares) por otro redondo (velas cuadradas), más apropiado para la navegación oceánica, añadiéndosele además un palo de mesana. En las siguientes imágenes se aprecian las diferencias, antes y después.

Carabela Santa Cruz primer barco construido America 3

El 10 de marzo de 1496 Colón zarpó hacia España, acompañado de Juan de Aguado, Alonso de Ojeda y Juan de la Cosa, con una flotilla compuesta por las dos carabelas gemelas llevando a bordo a doscientos veinte españoles y una treintena de indios. Tras recalar diez días en las islas Marigalante y Guadalupe para abastecerse, volvió al océano y, por alguna razón que se desconoce, el almirante trazó un rumbo raro, diferente al que había seguido en el retorno del primer viaje. Hay quien lo ve como una prueba de que, pese a los que se ha dicho a menudo, desconocía cómo funcionaban los vientos en el oeste del Atlántico, porque la navegación fue penosa y tardaron tres meses en llegar.

Carabela Santa Cruz primer barco construido America1

Por fin, el 8 de junio avistaron la costa portuguesa y el 11 atracaron en Cádiz. A pesar de las adversidades, la Niña volvió a demostrar así sus prestaciones y la Santa Cruz, el primer barco construido en América, logró terminar con éxito su primera travesía transatlántica. En España, siguiendo la costumbre, se conoció a esta carabela como la India. No era rara esa doble denominación; recordemos que la Santa María era popularmente conocida como la Gallega (por su presunto lugar de construcción) y que a la Niña misma se la nombraba así por su dueño, el armador Juan Niño, cuando su nombre oficial era Santa Clara (por el monasterio homónimo de la localidad de Moguer en la que se botó).