Capitalismo Popular, el concepto propagandístico inventado por los norteamericanos en los años 50

Los años 50 fueron un período difícil, marcado por la reconstrucción de Europa y el enfrentamiento del capitalismo y el comunismo en la incipiente Guerra Fría que duraría varias décadas más. Los norteamericanos vieron como el crédito ganado en la Segunda Guerra Mundial se iba diluyendo, y surgían nuevos estados comunistas en el mundo al amparo de la Unión Soviética y en la órbita de China.

Eisenhower había accedido a la presidencia en 1953 y sus esfuerzos por publicitar el sistema económico norteamericano no estaban dando los frutos deseados. De modo que acudió al presidente del Ad Council (Consejo de Propaganda), que en aquel momento era Theodore Repplier, quien había hecho un gran trabajo durante toda la guerra. El Ad Council es una organización no lucrativa que se encarga de toda la publicidad institucional de las agencias del gobierno de Estados Unidos, pero también de ONGs y otras organizaciones.

A Repplier le pareció que el capitalismo empezaba a ser visto con desagrado, como el diría con un cierto olor desagradable, y le sugirió al presidente Eisenhower desarrollar una campaña internacional que lo presentase como el sistema ideal.

Eisenhower aprobó la idea y Repplier se puso manos a la obra. Parece ser que su inspiración pudo provenir de una frase aparecida en el magazine House Beautiful, la cual afirmaba de los estadounidense que nuestras casas están todas al mismo nivel, igual que nuestra estructura de clases.

Fuese así o no, el caso es que Repplier ideó el meme propagandístico del Capitalismo Popular para definir al sistema económico estadounidense, presentándolo como una sociedad sin clases de trabajadores prósperos, en contraposición a la sociedad de esclavos de la Unión Soviética y China. Al mismo tiempo que se resaltaban todos los aspectos positivos de la economía capitalista.

La campaña se probó por primera vez en una exposición en Washington en 1956, contraviniendo la ley Smith-Mundt firmada por el presidente Truman en 1948. Según esta ley el gobierno no podía dirigir propaganda a sus propios ciudadanos. Una ley que fue modificada en 2013, precisamente para permitirlo.

Después se organizaron exposiciones sobre el Capitalismo Popular por todo el mundo, y por supuesto, no pasaron desapercibidas para los soviéticos. En 1956 el diario Pravda de Moscú se hacía eco del asunto:

En los Estados Unidos el mito del nuevo capitalismo ha sido elevado a doctrina de estado oficial, y su propagación ha sido asignada a una agencia de información especial que ha organizado exposiciones por todo el mundo. Pero el Capitalismo Popular es una idea tan absurda como freir hielo.