Los Viajes de Juan de Mandeville, el best-seller medieval que influenció a Colón

Retrato de Sir John de Mandeville

Los Viajes de Juan de Mandeville es un libro medieval que circuló profusamente y con gran éxito en toda Europa entre los años 1357 y 1371. De su autor, el supuesto Sir John Mandeville, apenas se sabe lo que se relata en el propio libro, y se le considera un personaje completamente ficticio.

Los Viajes tuvo una gran popularidad en la Europa de la época, con traducciones a muchos idiomas. A pesar de que la mayor parte de lo que relata son hechos imposibles y viajes de naturaleza fantástica, fue ampliamente usado como libro de referencia, e incluso Cristóbal Colón lo tenía como una de sus obras de cabecera, junto con El Libro de las Maravillas de Marco Polo.

En el prefacio el autor se autopresenta como un caballero nacido en Inglaterra en la localidad de San Albans. No obstante las teorías más aceptadas es que en realidad se trataba, o bien del autor francés Jehan a la Barbe, o bien de Jan de Langhe, un flamenco que escribía en latín bajo el nombre de Johannes Longus y en francés como Jean Le Long.

El libro relata como el supuesto Juan de Mandeville inició su viaje en 1322, pasando por Asia Menor, Cilicia, Tartaria, Persia, Siria, Arabia, Egipto, Libia, Etiopía, Caldea, Amazonia, India, China y, por supuesto Jerusalén. Se ha comprobado que la mayor parte de los relatos están extraídos de la obra de Odorico de Pordenone, pero interpolados con anotaciones, la mayor parte de las veces extravagantes, que demuestran que el autor apenas entendía lo que estaba copiando.

Por desgracia para Odorico, la fama de los Viajes de Mandeville llegó a tal punto que se le acabó identificando como el compañero de éste en sus viajes por el mundo, y acusándole a él mismo de plagio. El descaro de Mandeville alcanza su cenit cuando en el texto sugiere la posibilidad de haber viajado con Odorico, probablemente para evitar futuras críticas.

e-codices_ssg-0016_008v_medium_800x1200

De la Historiae Orientis de Haitón de Coricos (escrita en 1307) habría extraído los datos que menciona sobre geografía e historia de Asia. También aparece un pasaje procedente de Marco Polo, aunque se piensa que éste debió encontrarlo interpolado en su versión de la obra de Odorico, porque si hubiera tenido acceso a la obra de Polo seguramente hubiera copiado más pasajes.

La historia del Preste Juan está tomada de la famosa epístola sobre ese personaje imaginario ampliamente difundida en el siglo XIII. Muchas historias fabulosas de monstruos, cíclopes, caníbales o el fénix están extraídas de Plinio y otros autores posteriores, y se mezclan con las historias bíblico-mitológicas de la época como las de los granos del paraíso de los que creció la madera de la cruz, las plantas del bálsamo de Masariya, el dragón de Cos o el río Sambation.

Malcopiando a Wilhem von Boldensele, un caballero alemán que viajó por Egipto y escribió sus memorias en 1136, Mandeville afirma que las pirámides no pueden ser tumbas, ya que están vacías por dentro, sino que en Egipto todos saben que eran graneros.

No está muy claro, con todo, si Mandeville viajó a los lugares que menciona. Pero los investigadores afirman que su apropiación de historias no tuvo que ser necesariamente intencionada. Todos los relatos de viajes del momento utilizaban las mismas fuentes antiguas y contemporáneas, ya que era la manera de hacerlos creíbles para los lectores.

Por qué Colón tendría este libro como referencia se explica porque Mandeville muestra tener una idea bastante correcta de la forma de la Tierra, incluso conocimientos sobre la latitud derivadas de la observación de la estrella Polar. También conoce el concepto de antípodas, y afirma (en el año 1357) que un barco podría navegar alrededor del mundo yendo hacia el Este y llegar a su lugar de origen de nuevo. También afirma que Jerusalén es el centro del mundo, y como prueba relata que una lanza clavada en el suelo en la ciudad no proyecta sombra al mediodía. Si esto hubiera sido cierto igualmente habría sido una prueba de la esfericidad de la Tierra, siempre claro que Jerusalén estuviera situada en el Ecuador.

En Proyecto Guttenberg se puede descargar una versión en inglés y en Internet Archive hay varias traducciones de los Viajes de Juan de Mandeville.