Field of Light, la instalación que ilumina con 50 mil bombillas el Desierto Rojo australiano

la-brujula-verde-field-of-light

Field of Light es una sorprendente instalación que ha realizado Bruce Munro en el llamado Desierto Rojo. El artista británico es bien conocido en el circuito artístico alternativo por sus instalaciones a base de miles de luces, en este caso interviniendo en el agreste paisaje del centro de Australia con más de 50 mil bombillas alimentadas por la luz solar.

La idea de esta instalación surgió como recuerdo de un viaje que hizo en 1992 y cuyo destino era Uluru, el lugar mítico del emblemático desierto central australiano. Esta pieza de arte lumínico ocupa una extensión equivalente a cuatro campos de fútbol y la tribu local, los Anangu, la han bautizado como Tili Wiru Tjuta Nyajkutjaku (Mirando un montón de hermosas luces).

Las razones que le motivaron a crear Field of Light las explica Munro:

Vi en mi mente un paisaje de tallos iluminados que, como las semillas latentes en un desierto seco esperan en reposo hasta que cae la noche, bajo un resplandeciente manto de estrellas del sur.

la-brujula-verde-field-of-light.-desierto-rojo

La instalación, cuyos beneficios redundarán en la comunidad aborigen, se puede visitar desde el pasado 1 de abril y no se desmontará hasta marzo del año que viene. Si la majestuosidad del Desierto Rojo que rodea el famoso Uluru es por sí sola impresionante, Field of Light viene a amplificar la emoción que uno siente al observar ese enigmático paisaje inhóspito.

De las imágenes que hemos visto de esta instalación se revela que Field of Light transforma por completo, especialmente durante la noche, este páramo desde el que se vislumbra al fondo la silueta sinuosa del Uluru.

Las luces que desprenden estas miles de bombillas se alían unas con otras creando fantasmagóricas formas, como si formas alienígenas hubieran tomado tierra para después formar nuevas entidades biológicas no identificadas.

Este proyecto de Bruce Munro no está conectado a ninguna red eléctrica. Se alimenta a través de 36 paneles solares que pasan su energía a 144 proyectores que, a su vez, transmiten la luz a unos cables de fibra óptica. También ha utilizado un proyector LED de muy baja potencia para que los niveles de luz sean más suaves. Él dice que «no es un espectáculo, es más como un pulso de color, un pulso de luz».

Field of Light se ilumina durante varias horas dos veces al día; una a la salida del sol y otra justo tras el ocaso.

Vía: Creative Boom