Arqueólogos encuentran por primera vez en Israel tejidos de la época de David y Salomón

r960-dfd335791b5387ed1e3657296caa4cd9

Arqueólogos israelís hallaron fragmentos de tejidos y cuero en relativo buen estado de conservación que datan de hace unos 3.000 años, correspondiendo a la época de los reyes David y Salomón.

Se trata del primer descubrimiento de textiles del siglo X a.C. y es importante porque aporta pistas sobre lo que los antiguos habitantes del lugar vestían.

Las excavaciones, dirigidas por el arqueólogo jefe de la Universidad de Tel Aviv Erez Ben-Yosef, se llevaron a cabo durante los meses de enero y febrero pasados en las antiguas minas de cobre de Timna, al sur del país, el lugar donde se cree que se encontraban las míticas minas del Rey Salomón.

TimnaExcavation

Los tejidos son restos de ropa, tiendas, cuerdas, cordones y bolsas que se conservaron gracias la extrema sequedad de las minas de Timna.

Su estilo, color y ornamentación es variado, y algunos miden tan solo 5 por 5 centímetros, lo que aporta interesante información sobre sus propietarios, los semi-nómadas Edomitas, los descendientes de Esaú que explotaban las minas y, a menudo, guerreaban contra los israelitas. Algunas se parecen a tejidos de la época romana.

Las telas más lujosas encontradas probablemente pertenecieron a los artesanos experimentados que manejaban los hornos de cobre, y cuyo estatus social estaba por encima de los simples mineros, que posiblemente eran esclavos o prisioneros. El cobre se utilizaba para fabricar herramientas y armas, y era uno de los recursos más valorados en las sociedades antiguas.

timnatextile2

El hallazgo encaja con las descripciones y referencias de los textos bíblicos sobre el atuendo, los tejidos y los tintes que se usaban en la época, y da vida a lo que fue la cultura del desierto en aquel período. Mantener la producción de cobre en medio del desierto requería que agua, comida y ropas fueran transportadas desde largas distancias. Muchos de estos tejidos tuvieron que ser fabricados en talleres en otros lugares, lo cual también proporciona información sobre las prácticas comerciales y la economía de la época. El lino, por ejemplo, que no se producía localmente, puede proceder del valle del Jordán o del norte de Israel.

Nunca se han encontrado en yacimientos arqueológicos en Israel muestras de tejidos tan antiguas.