Los neandertales pudieron habitar Escandinavia

Neanderthal / foto Shutterstock

Si los neandertales habrían llegado hasta latitudes tan al norte como las escandinavas es una cuestión que se lleva debatiendo muchos años por los científicos. La tesis predominante hasta ahora es que nunca llegaron hasta allí, básicamente porque el clima no se lo permitió, hacía demasiado frío.

Pero un nuevo estudio indica lo contrario, afirmando que las temperaturas no fueron tan extremas como para detener a los neandertales, y que estos podrían haber llegado más al norte del paralelo 55. El hecho de que no se halla encontrado jamás ningún resto de neandertal al norte de ese paralelo sería debido al sesgo tafonómico. La tafonomía es una parte de la paleontología que estudia los procesos de fosilización y la formación de yacimientos de fósiles. No todos los organismos tienen las mismas probabilidades de fosilizarse y preservarse en diferentes épocas y diferentes lugares, ya que hay muchos factores que entran en juego.

Paralelo 55
Paralelo 55

El equipo responsable del estudio, dirigido por el estudiante de doctorado en arqueología prehistórica de la Universidad de Aarhus, Trine Kellberg Nielsen, usó modelos climáticos para determinar si los neandertales hubieran podido o no sobrevivir en el sur de Escandinavia.

La novedad es que empleamos avanzados modelos de propagación para analizar la difusión de animales y plantas y calcular donde podrían haberse establecido los neandertales.

Desde el punto de vista climático el estudio afirma que los neandertales podrían haber vivido perfectamente al sur de Escandinavia hace unos 120 mil años. No obstante, no descartan la posibilidad de que otro tipo de barreras físicas les hubieran impedido desplazarse tan al norte. En aquellos momentos el nivel del mar era más alto que ahora, por lo que es posible que nunca pudireran haber cruzado al norte desde la actual Dinamarca.

Hay evidencias de que si habitaban el norte de Alemania, justo al sur de la actual frontera danesa, y eran tremendamente adaptables y flexibles, como demuestra que sobreviviesen a 300 mil años de fluctuaciones violentas en el clima y el medio ambiente. El estudio no afirma rotundamente que se expandieron más al norte, pero si que las condiciones no les fueron del todo desfavorables.

Vía Science Nordic