Londres proyecta un jardín sobre el Támesis

Londres proyecta nuevo puente ajardinado Tamesis

Una de las características que forzosamente han de tener las ciudades atravesadas por un río es la de estar bien dotada de puentes para conectar ambas riberas. A menudo, esos puentes amplían su mera utilidad práctica a funciones turísticas, especialmente si son históricos, caso de París o Praga, entre otros. Pero el crecimiento urbano no se detiene y suele requerir la necesidad de más enlaces entre un margen y otro del cauce. Entonces es cuando se suelen pensar proyectos atrevidos y visionarios, bien en diseño, bien en otros aspectos.

Buen ejemplo de ello es Londres, donde a clásicos como el Tower Bridge o el Battersea Bridge se unieron otros futuristas como el London Bridge y el Millennium Bridge. Ahora se prepara un nuevo equipamiento de ese tipo que recibe el nombre de Garden Bridge y debe conectar la zona de Temple, al oeste del Támesis, con South Banks, al este. Para ello, deberá tener 367 metros de longitud y 30 de anchura, extendiéndose desde el techo de Temple Station hasta Queen’s Walk.

Londres proyecta nuevo puente ajardinado sobre Tamesis 1

No hace falta saber mucho inglés para deducir qué aspecto se pretende darle, a tenor del nombre elegido. Y es que la idea es que la estructura de níquel y cobre sostenga un auténtico jardín sobre el río, lleno de árboles, arbustos, flores y vegetación variada, tanto autóctona como de otros lugares continentales; de hecho, el extremo correspondiente de Queen’s Walk también será un gran espacio verde, de manera que Londres contará con un nuevo parque con la curiosa particularidad de que éste será alargado y salvará un cauce fluvial.

Evidentemente, habrá senderos para los peatones, quienes podrán disfrutar de tan relajante rincón de forma gratuita todos los días hasta las 18:00. Los ciclistas podrán atravesarlo pero desmontados de sus bicis y el único deporte autorizado, correr. Así, la capital británica aspira a convertirse en líder europea en dotación de espacios verdes. También solidarios, pues el arquitecto, Thomas Heatherwick, incluso ha pensado en áreas más o menos íntimas para que los vagabundos puedan descansar.

Londres proyecta nuevo puente ajardinado sobre Tamesis

No han faltado críticas, ya que en el South Bank ha sido necesario derribar unos cuantos árboles para que el puente dispusiera de sitio. Asimismo, sorprendió la causa original por la que decidió dar el visto bueno al proyecto, iniciativa de la actriz Joanna Lumley ya en 1998: homenajear a la fallecida princesa Diana de Gales. Pero, sobre todo, la polémica ha llegado por los costes: el presupuesto inicial fue de 60 millones de libras pero en 2014 ya se había disparado a 175 millones.

Esto hizo que, aunque una pequeña parte se pagó con fondos públicos, se tomara la decisión de entregarlo a la iniciativa privada. En 2013, el alcalde londinense, Boris Johnson, había contactado con Apple para negociar la posibilidad de un patrocinio por parte de esta empresa. A ojos de un español puede resultar algo raro que un equipamiento urbano corra a cargo de particulares, pero en Reino unido es bastante común y, a veces, hasta los bancos de sentarse son costeados por ciudadanos corrientes a cambio de una placa con su nombre. El caso es que, al parecer, Apple rechazó la propuesta porque nunca se involucra en proyectos arquitectónicos. Pero el puente sigue adelante.

Más información: Garden Bridge