Descubren un barco funerario bien conservado en una tumba egipcia en Abusir

Como decíamos semanas atrás, el legado patrimonial monumental de Egipto es tan vasto que periódicamente se producen noticias de nuevos hallazgos. Unas veces son modestos -en términos mediáticos- y otras resultan más espectaculares. Es el caso que nos ocupa hoy porque una misión arqueológica checa acaba de anunciar el descubrimiento de algo poco frecuente: un barco funerario de cuatro mil quinientos años de antigüedad.

A muchos lectores les sonará la expresión barco funerario porque a lo largo de la Historia se han empleado las embarcaciones como tumbas o complementos de éstas, por supuesto asociadas a enterramientos de élite, reales o nobiliarios. Se han encontrado unos cuantos en Escandinavia, Rusia e Inglaterra, pero seguramente el más conocido sea el que acompañaba al faraón Kéops en un foso junto a la Gran Pirámide y que fue recuperado en 1954, exhibiéndose hoy en un edificio detrás de ésta.

Descubren barco funerario bien conservado tumba egipcia 3

La alusión a la conocida como Barca Solar es oportuna porque los miembros del Instituto Checo de Egiptología de la Universidad Carolina (Praga) se han topado en la necrópolis de Abusir con otra nave. Lo interesante de ésta, aparte de la pieza en sí, es el hecho de que no esté en una sepultura real sino aristocrática. Bueno, eso y que presenta un estado excelente, conservando gran parte de la tablazón e incluso las cuerdas de fibra vegetal gracias al papel preservador que suele ejercer la arena del desierto en esas latitudes.

Son detalles considerados de suma importancia por su carácter excepcional y lo que suponen para el estudio tanto de los ritos funerarios egipcios como de sus técnicas de construcción naval en el período del Imperio Antiguo; hasta ahora, cuestiones no tan conocidas como se debiera porque otros hallazgos similares estaban en peores condiciones.

Descubren barco funerario bien conservado tumba egipcia 2

El barco, que mide unos dieciocho metros de eslora, apareció en la mastaba AS 54 de la citada necrópolis de Abusir donde trabajaban los checos desde 2009. Fue depositado en el sepulcro con una orientación concreta, además de acompañado de un ajuar de cerámica, todo lo cual ha servido a los expertos para datarlo cronológicamente durante la tercera u cuarta dinastías, en torno al año 2550 a.C. Falta saber a quién perteneció. Parece descartable la familia real pero es difícil establecer la propiedad de la mastaba en cuyo interior apareció porque el lugar, paradójicamente, no se conserva tan bien y resulta imposible leer los nombres.

En cualquier caso, es casi seguro que se trataba de alguien importante, quizá un funcionario superior o alguien cercano al faraón pero no de sangre azul, según afirma Mamdouh Eldamaty, ministro de Antigüedades egipcio. Eso hace que la embarcación sea un rara avis aún mayor. Y es que el resto de ellas se encontraron siempre en enterramientos de la realeza; en plural porque aparte de la de Kéops hay otras catorce que fueron halladas en Abidos en el año 2000 y que son las más antiguas que existen.

Descubren barco funerario bien conservado tumba egipcia

La función de las naves era ritual, relacionada con el ciclo solar de Ra: el sol que metaforizaba viajaba a diario de este a oeste y la forma de plasmar esa trayecto en imágenes era mediante la representación antropomorfa del dios a bordo de una barca.

Vía: iForum

Foto Barca Solar: Olaf Tausch en Wikimedia