Mamula, una prisión de la Segunda Guerra Mundial que será convertida en hotel de lujo

¿Recuerdan la película La vida es bella? En ella, el personaje que encarnaba Roberto Begnini era un judío italiano internado con su hijo y su esposa en un campo de exterminio (aunque creo recordar que no dicen el nombre, sería Bergen-Belsen, puesto que el padre del actor estuvo tres años allí y su historia fue la que le inspiró) donde fingía que todo aquello era una especie de concurso con un tanque como premio para que el niño no sufriera. Bueno pues la realidad supera la ficción y, si juntan eso con la moda de reconvertir viejas prisiones en hoteles de lujo, el resultado es Mamula Island.

Mamula, conocida también como Lastavica o Rondina, es una islita deshabitada situada en la bahía de Kotor, en el mar Adriático. Está a poco más de seis kilómetros de la localidad montenegrina de Herceg Novi, por lo que ese pedazo circular de tierra de apenas doscientos metros de diámetro pertenece a ese país. Eso hoy en día, porque antaño pasó por otras manos. De hecho, el nombre le viene del militar austrohúngaro Lazar Mamula que, en 1853, construyó en ella un pequeño fuerte. Después, a partir de 1942, Mussolini ocupó la isla y ubicó allí una prisión de bastante mala fama donde encerró a prisioneros de guerra de las regiones del entorno.

Mamula prision II Guerra Mundial convertida hotel lujo 1

Tras ese uso siniestro, el lugar fue abandonado y poco a poco entrando en estado de ruina. Hasta que, en 2003, al gobierno de Montenegro se le ocurrió la idea de recuperar el sitio para un uso más amable. Mediante un contrato de arrendamiento por cuarenta y nueve años, la empresa egipcio-suiza Orascom Development Holding AG obtuvo una concesión para la rehabilitación de la cárcel y su explotación como resort turístico de luxe, conservando las estructuras originales para, a la vez, recordar su historia.

En ese sentido, no han faltado voces oponiéndose al proyecto: las de los familiares de los que fueron encarcelados allí, que ponen en duda la moralidad de convertir un lugar de gran sufrimiento (al parecer las torturas y el hambre eran habituales) en algo tan frívolo y tachan la iniciativa de indecorosa. Alguno planteó si se haría lo mismo con Auschwitz, por ejemplo. Cabe señalar que la población reclusa ascendió a dos mil trescientas personas, de las que ciento treinta fallecieron asesinadas o por desnutrición.

Mamula prision II Guerra Mundial convertida hotel lujo 2

Y es que Mamula será un hotel de alto standing, pequeño por las limitaciones de espacio pero dotado de espléndidas habitaciones, un restaurante con terraza, piscina, playa privada, pantalán deportivo, spa, pista de baile… Todo ello rodeado de la belleza azul del agua y bajo el sol mediterráneo, con la condición de respetar el paisaje y la arquitectura histórica. Por eso, porque se prevé que impulsará la economía del lugar, el ejecutivo montenegrino impulsa el proyecto con el visto bueno del ayuntamiento e incluso de la Asociación de Veteranos de la Segunda Guerra Mundial local.

Es más, se considera que así se ayuda a la conservación de Mamula como patrimonio monumental e histórico, pues de lo contrario todo quedaría en ruinas. La inversión prevista es de más de catorce millones de euros y entre las actuaciones está previsto incluir algo en memoria de los prisioneros, en concreto un monumento y un museo, especialmente tras las críticas expresadas por el exsecretario general de Naciones Unidas, Boutros Ghali.

Mamula prision II Guerra Mundial convertida hotel lujo 3

Como curiosidad, quien desee saber más sobre la parte histórica puede intentar buscar una película yugoslava de 1959 titulada Campo Mamula, dirigida por Velimir Stojanović. En otro género, en 2013 la isla fue set de rodaje de otro film, éste serbio y de carácter fantástico, en el que la historia de la isla sirve de contexto para la trama de un soldado que se encuentra una sirena viviendo en ella.

Más información: Mamula Island