La Sexta Extinción y el inicio del Antropoceno

A principios de 2015 se publicaba el libro La Sexta Extinción de Elizabeth Kolbert, que pronto se convirtió en un éxito viral. Hace unos pocos días que finalicé su lectura y, curiosamente, hoy me encuentro con que los miembros del Anthropocene Working Group han publicado en Science sus conclusiones sobre la existencia o no de ese nuevo período geológico, algo que Kolbert también apunta en el libro. De hecho es el hilo conductor de las historias que narra.

La Sexta Extinción es un libro de lectura ágil y entretenida, sorprendente y revelador al mismo tiempo que terrible porque lo que hace es narrar en riguroso directo la extinción de especies. No me queda muy claro cual es la postura de Kolbert, ya que durante todo el libro parece culpar a los humanos de ser los responsables de la llegada del Antropoceno, pero al final parece insinuar que tampoco hay mucho que podamos hacer para impedirlo.

Comienza hablando de especies que ya están extintas, con una historia muy divertida acerca del gran Cuvier y el descubrimiento del mastodonte. Luego aborda la historia de las Alcas Gigantes, que eran los pingüinos originales y los amonites.

El quinto capítulo es el dedicado al Antropoceno. Esta nueva época todavía tiene que ser ratificada por la Comisión Internacional de Estratigrafía (ICS), que es la que se ocupa del mantenimiento de la escala de tiempo oficial de historia de Tierra.

F1.large_800x946

En el estudio, realizado por 24 autores bajo la dirección de Jan Zalasiewicz, se pone de manifiesto que los humanos han cambiado el sistema de la Tierra suficientemente como para producir una serie de señales en los sedimentos y el hielo que justificarían el reconocimiento del Antropoceno como nueva época geológica. Con las nuevas investigaciones que se realizaran a lo largo de este año se pretende someter los resultados a la votación de la Comisión Internacional de Estratigrafía.

Volviendo al libro de Kolbert, dedica también capítulos a las especies que afrontan su extinción actualmente: los arrecifes de coral, algunas especies de árboles de los bosques tropicales, los murciélagos o los rinocerontes.

Que especies como los lémures gigantes, los hipopótamos enanos, o las aves elefante de Madagascar sobrevivieran hasta la Edad Media son para Kolbert indicativos de que el Antropoceno empezó muchos años atrás. Sentencia: Aunque sea bonito imaginar que hubo un tiempo en que el hombre vivía en armonía con la naturaleza, no está claro que eso haya pasado nunca.

9788498927795_800x1184

El penúltimo capítulo está dedicado a nosotros, el homo sapiens, y a como nos encargamos de hacer desaparecer a nuestro pariente más cercano, el hombre de Neandertal, y seguimos haciendo lo mismo con los parientes simios que nos quedan.

Este capítulo es quizá el más optimista de todos. Analiza nuestra relación con las especies de humanos ya extinguidas: los neandertales y los denisovanos, y como todavía llevamos en nuestros genes algo de ellos, por lo cual no han desaparecido del todo. Todos los humanos no africanos, desde los neoguineanos hasta los franceses o los chinos, llevan entre un 1 y un 4 por ciento de ADN neandertal.

Antes de que los humanos modernos «sustituyeran» a los neandertales, tuvieron sexo con ellos, y aquellos encuentros produjeron hijos que contribuyeron a poblar Europa, Asia y el Nuevo Mundo

Titulado El gen de la locura, el capítulo intenta desentrañar que nos hace diferentes, por qué conseguimos superar a las otras especies. Quizá fuese por nuestra capacidad para representar el mundo con signos y símbolos, lo que nos habría dotado de la capacidad de cambiarlo, pero también de destruirlo.

Finalmente la última parte del libro analiza los esfuerzos que se están llevando a cabo para proteger la biodiversidad, centrándose en el Zoológico de San Diego. La conclusión es ciertamente demoledora:

habiéndonos liberado de las restricciones que impone la evolución, los humanos seguimos dependiendo, sin embargo, de los sistemas biológicos y geoquímicos de la Tierra. Al trastornar estos sistemas (talando selvas lluviosas en los trópicos, alterando la composición de la atmósfera, acidificando los océanos) estamos poniendo en peligro nuestra propia supervivencia

Una lectura más que recomendable para conocer a que nos enfrentamos en las próximas décadas y por qué.

La Sexta Extinción, por Elizabeth Kolbert.