Kiribati, el único país del mundo situado en los 4 hemisferios

Si tenemos en cuenta que nuestro planeta se puede dividir en cuatro hemisferios, a saber, norte y sur pero también occidental y oriental, tomando como referencia el ecuador y el meridiano 180, existe un solo país en el mundo que tiene territorio en todos y cada uno de los 4 hemisferios. Se trata de Kiribati, un país situado en el Pacífico Sur y formado por 33 atolones coralinos y una isla volcánica.

La razón de esto es que dichas islas se hallan tan separadas entre sí que abarca una porción inmensa de territorio, más de tres millones de kilómetros cuadrados, con islas al norte y al sur del Ecuador y al este y oeste del meridiano 180. Se puede afirmar incluso que por ello Kiribati es uno de los países más extensos de planeta en comparación con su masa de tierra.

Situación de las islas que forman Kiribati, al norte y sur del Ecuador y al este y oeste del meridiano 180
Situación de las islas que forman Kiribati, al norte y sur del Ecuador y al este y oeste del meridiano 180

Esto, que a primera vista parece solo una curiosidad, ha jugado un papel muy importante en la historia del país, y ha dado lugar a uno de los eventos geográficos más interesantes de los últimos cincuenta años. Un evento que no solo ha cambiado a Kiribati para siempre, sino toda la geografía del Pacífico Sur.

Se trata del movimiento de la Línea Internacional de Cambio de Fecha que se produjo en 1995 a petición de Kiribati. Hasta ese momento la parte occidental del país iba constantemente 22 horas por detrás de su parte oriental, a pesar de estar situada a una distancia de solo 1.600 kilómetros.

Aspecto actual de la Linea Internacional de Cambio de Fecha, rodeando Kiribati
Aspecto actual de la Linea Internacional de Cambio de Fecha, rodeando Kiribati

Pero las intenciones fueron también de tipo turístico. Kiribati quería ser el primer país del mundo en ver un amanecer en el nuevo milenio. El caso es que lo consiguieron. Aunque otros países no se quedaron quietos e intentaron hacer lo propio para ser los primeros. El resultado es que hoy cualquier mapa del Pacífico muestra una cicatriz oblicua al meriadiano 180 (que es la línea original) con forma de martillo, y que es el resultado de la carrera por llegar al siglo XXI.

Lo triste es que al final el asunto no sirvió para mejorar la economía, el turismo o la calidad de vida de los habitantes de Kiribati. Como la Linea Internacional de Cambio de Fecha es una línea teórica, en realidad cualquier país cercano a la línea puede reclamar haber sido el primero en contemplar un amanecer en el nuevo milenio. Y por desgracia Kiribati continúa siendo el primer país que desaparecerá como consecuencia del cambio climático.