Categorías
Arquitectura

Los 15 edificios más estrambóticos del mundo


En una época como la actual en la que la arquitectura no sigue un orden estilístico concreto como en otros tiempos (jónico, corintio, gótico, barroco…) ¿se podría hablar de edificios bonitos o feos? ¿Es posible establecer diferencias y decir objetivamente esto es bello, aquello repele? Máxime si tenemos en cuenta que la orientación tiende a ser, más que nada, hacia la funcionalidad.

No obstante, sí que es factible calificar algunas edificaciones de estrambóticas, generalmente por la forma peculiar que han adoptado sus diseñadores para llamara la atención o ser originales. Luego, cada uno decide si hay que reirse, llorar o solicitar la demolición directamente.

Ahí va una lista de quince casos que en la página Web Urbanist consideran los más feos del mundo, aunque yo creo que es más ajustado decir raros, extravagantes, horripilantes, sorprendentes, estrafalarios, grotescos, excéntricos… Ojo, que llamar estrambótico a un edificio no quiere decir que uno no lo prefiera a la aburrida arquitectura habitual de nuestras ciudades.

Aeropuerto Internacional de Wellington (Nueva Zelanda)

Diseñada por Warren y Mahoney, esta terminal suele ser comparada con una cucaracha en forma y color. Claro que, en su momento, este aeropuerto también albergó una enorme escultura de Gollum…

Edificio Renmin Ribao, Pekín (China)

Esta torre de fálico aspecto es la sede del Diario del Pueblo. Al parecer, el cachondeo a su costa hizo que las autoridades decidieran someterla a un cambio de aspecto. Las malas lenguas bromeaban con que la recubrirían con un preservativo.

Dr. Chauk Wing Building, Sidney (Australia)

Se trata del ala que ocupa la Escuela de Empresariales de la Universidad Tecnológica de la capital australiana, diseñada por el maestro Frank Gehry con formas que le dan el aspecto de una bolsa de papel arrugado. Está hecha con 320.000 ladrillos personalizados.

Orbit Arcelor-Mittal, Londres (Reino Unido)

Otro nombre de prestigio firma esta singular escultura: el artista Anish Kapoor quien, en colaboración con el ingeniero Cecil Balmond, la plantó frente al Queen Elizabeth Olimpic Park con motivo de los últimos Juegos Olímpicos.

Edificio Elefante, Bangkok (Tailandia)

El Chang Building, fruto de la colaboración entre Arun Chaisaree y Ong-ard Satrabhandhu, es un complejo que aglutina viviendas, oficinas, pisos de lujo, jardines, garaje y otros servicios.

Edificio Mirador, Madrid (España)

Nuestra aportación nacional a la lista es este proyecto de MVRDV y Blanca Lleó construido en 2005 combinando conceptos como la asimetría y la policromía.

Edificio Fang Yuan, Shenyang (China)

Veinticinco plantas en una estructura levantada en 2001 con forma circular, representando una moneda. La firma el arquitecto taiwanés CY Lee, autor también de la Torre Taipei.

Biblioteca Nacional, Prístina (Kosovo)

Parece que hubiera aprovechado alguno de los diseños de producción de Dune pero en realidad su creador, Andrija Mutnjakovic, juntó elementos bizantinos y musulmanes apelando a la historia multicultural del país.

Parlamento Escocés, Edimburgo (Escocia)

Otra aportación española pero en suelo extranjero, cortesía del fallecido catalán Enric Mirallés. Se basa en el cuadro Reverendo patinando, de Henry Raeburn y, como quien dice, costó un pastón. Está justo enfrente del Palacio de Holyrood.

Sharp Center for Design, Toronto (Canadá)

El Ontario College of Art and Design mezcla elementos victorianos y ultramodernos pero, en conjunto, su imagen es bastante lúdica; muy apropiada para su función.

Colegio Técnico de Aoyama, Shibuya (Japón)

En 1990, el arquitecto Makoto Sei Watanabe decidió afrontar el caos urbanístico de la capital nipona con un edificio que no desentonase de ese espíritu. Y dio a luz esta extrañísima estructura que, voluntariamente, pretendía alejarse de los conceptos arquitectónicos a los que estamos acostumbrados.

Epi Apartments, Seattle (Estados Unidos)

Balcones torcidos, una fachada recubierta de estructuras metálicas con forma de ojos y bocas (si es que representan eso)… Echar una mirada a este bloque de apartamentos da la sensación de estar asistiendo a aquel sueño que Salvador Dalí diseñó para la película Recuerda, de Alfred Hitchcock.

Pixel Building, Melbourne (Australia)

La empresa de arquitectura Studio 505 diseñó este divertido y nada discreto edificio que ocupa lo que fue una antigua fábrica de cerveza, con sus rincones industriales reconvertidos en oficinas. Es un sitio energéticamente autosostenible en el que los paneles de colores sirven tanto para atraer luz solar como para producir sombra, según.

Antilia, Bombay (India)

¿Es una torre? ¿Es un bloque de viviendas? ¿Es una acumulación de chabolas unas encima de otras? De esto último han acusado al Antilia que, muy al contrario, resulta ser la residencia privada más cara del mundo, propiedad del multimillonario Mukesh Ambani. lo diseñaron los norteamericanos Perkins y Will.

Hotel Ryugyong, Piongyang (Corea del Norte)

Este proyecto estuvo largamente aparcado desde su inicio en 1987 por la crisis que ocasionó la caída del comunismo en los países vecinos. Así, durante años mostró unas formas bastante feas hasta que se retomaron las obras en 2008 para quedar terminado cuatro años después. Hoy luce una envoltura acristalada que oculta aquel hormigón gris y siniestro que tanta mofa causó en su momento. También lo llaman Edificio 105, por el números de pisos que tiene.

Vía: Web Urbanist