Categorías
Libros

El Diario de Ana Frank ahora tiene co-autor, con extensión del copyright


Publicado por primera vez en Holanda en 1947, el famoso Diario de Ana Frank fue encontrado en el ático donde la familia de ocultaba de los nazis por una amiga de la familia, Miep Gies.

Descubierto el escondite por la Gestapo en agosto de 1944, toda la familia fue internada en campos de concentración. Solo el padre, Otto Frank, sobrevivió y pudo regresar a Amsterdam al finalizar la guerra.

Allí Gies le entregó los cuadernos de su hija, que esté editó y compiló retirando ciertos pasajes sensibles, y compuso el manuscrito final que finalmente se publicó como El Diario de Ana Frank. Desde entonces ha vendido más de 30 millones de copias y ha sido traducido a más de 70 idiomas.

El libro debería pasar al dominio público el año que viene, en 2016, ya que han pasado 70 años desde la muerte de su autora. Sin embargo el New York Times afirma que la fundación no lucrativa que gestiona los derechos de la obra ha nombrado a Otto Frank como co-autor. Con esto se asegura que el libro no ingresará al dominio público por lo menos hasta 2050, es decir, 70 años después de la muerte de Otto Frank en 1980.

Esto no afecta al copyright del libro en los Estados Unidos, ya que según las leyes norteamericanas debe pasar al dominio público en 2047, 95 años después de su primera publicación en el país.

Yves Kugelmann, representante de la Anne Frank Fonds, la fundación establecida por Otto Frank en 1963 para proteger el legado de su hija, justifica la nueva atribución como co-autor de Otto Frank: él compilo las partes, lo editó y realizó cambios, es decir, creó un nuevo libro.

La fundación distribuye los beneficios de la obra entre diferentes organizaciones de ayuda a los niños, como UNICEF. Pero el dinero no es el motivo de la extensión del copyright, sino la protección de una posible explotación inapropiada. Como ejemplo, la fundación ha denegado repetidas veces el permiso para reproducir fragmentos en camisetas, tazas de café, o realizar películas de terror.

Esta decisión ha provocado un conflicto entre la Anne Frank Fonds y la organización que gestiona la Casa de Ana Frank en Amsterdam, que está preparando una edición digital del diario, que se publicaría online una vez expire el copyright.