Categorías
Hoteles Viajeros

Treehotel, un hotel sueco en lo alto de los árboles


Vamos con una nueva entrega de hoteles raros de ésos que llaman la atención tanto como para que apetezca alojarse en ellos al margen del lugar donde se encuentren, por la experiencia en sí. En este caso hay que viajar hasta Harads, una pequeña localidad (quinientos habitantes) situada en la provincia de Norrbotten (Suecia), a medio centenar de kilómetros del Círculo Polar Ártico, donde se alza -y nunca mejor dicho- el Treehotel.

El nombre de este establecimiento se ajusta minuciosamente a la realidad porque no sólo se ubica en un bosque de abetos de las afueras de la población, junto al río Lule, sino que sus instalaciones están insólitamente encaramadas a los troncos de éstos, a una altura de entre cuatro y seis metros del suelo, con acceso mediante rampas, puentes o incluso escaleras eléctricas.

Seis cabañas, si es que se las puede denominar así, todas individualizadas y distintas entre sí porque cada una fue diseñada por un arquitecto diferente dejando volar su creatividad e imaginación. Así, el cliente puede elegir entre The Cabin (La Cabina), The UFO (El OVNI), The Mirrorcube (El Cubo de Espejo), The Blue Cone (El Cono Azul), The Bird’s Nest (El nido de pájaro) y The Dragonfly (La Libélula). Denominaciones muy sugestivas y, de hecho, completamente fieles a la realidad, como puede apreciarse en las imágenes.

Son habitáculos tan modernos como elegantes y confortables, además de ajustarse al concepto de sostenibilidad tan extendido por los países escandinavos, integrándose bastante bien en su entorno pese a su apariencia fantástica. Es algo que quiso desde el principio su propietario, el empresario Kent Lindvall, cuando acometió esta rara aventura hotelera en 2010.

Además, a cinco minutos hay un edificio complementario llamado Britta donde se han situado la recepción, un restaurante, bar, sauna, televisión y conexión a Internet. Claro que Treehotel también ofrece a sus huéspedes un abanico bastante completo de actividades, algunas de temporada y otras todo el año. Entre ellas cabe citar algunas clásicas, como rutas a caballo, senderismo, tirolina, mountain bike o kayak, pero también las hay un poco menos comunes como encuentros con los sami (lapones), tours fluviales, paseos en trineo de perros, esquí tirado por caballos, pesca en el hielo, excursiones en snowmobile o segway y excursiones a los rápidos de Storfosen.

Más información: Treehotel