Categorías
Destinos Naturaleza

La maravillosa Catedral de Mármol chilena


Una catedral que estuviera hecha íntegramente de mármol sería un lujo, tan inaudito y de tal calibre que, de hecho, no hay ningún caso en el mundo… excepto en Chile, donde además no se encuentra en una plaza sino en un lago. Con semejante planteamiento cabría imaginar una arquitectura digna de Juego de Tronos o algo similar pero en realidad se trata de formaciones naturales kársticas.

El lago General Carrera es una gran masa de agua de origen glaciar, como no es difícil deducir teniendo tan cerca las altitudes impresionantes de los Andes. Alcanza una profundidad máxima de 590 metros y una superficie de 1.850 kilómetros cuadrados, lo que hacen de él el cuarto mayor de América del Sur.

Esos kilómetros cuadrados se reparten entre Argentina (880, en la provincia de Santa Cruz) y Chile (978, en la Región Aysen del General Carlos Ibáñez del Campo). En el primer país recibe el nombre de lago Buenos Aires, pero para este post hemos escogido la denominación chilena (oficial desde hace poco, 1959, ya que antes llevaba la que le dieron los indios tehuelches, Chelenko, algo así como «lago de las tempestades») porque es en sus aguas donde se sitúa su gran atractivo turístico.

Éste no es otro que la conocida como Catedral de Mármol, un espectacular conjunto de pequeños islotes caracterizados por sus rocas del Paleozoico Superior (300 millones de años) veteadas de tonos blanquecino-azulados, surgidas de la disolución de las calizas en combinación con la erosión que provoca el clima frío y ventoso del lugar. Dicha disolución empezó con el deshielo de la última glaciación, ocurrida en el Pleistoceno hace unos 15.000 años, que dio lugar a la subida del nivel del agua y las consiguientes formaciones y oquedades de carbonato de calcio.

Ese grupo geológico ha sido bautizado como Catedral de Mármol aunque, en sentido estricto, su nombre oficial sería Santuario de la Naturaleza Capillas de Mármol, ya que Catedral sólo es una de las formaciones pétreas, la que parece sostenerse sobre arcos ojivales, siendo la otra la Capilla de Mármol. También hay una Caverna de Mármol a cuyo interior, en el otoño e invierno australes -cuando baja el nivel del agua-, se puede acceder al interior y flotar entre sus recovecos y paredes de cuarzo. Asimismo, las caprichosas formas que ha moldeado la Naturaleza ha moldeado caprichosamente una de las rocas dándole la forma que describe su denominación: Cabeza de Perro.

Estas maravillas se hallan en la ribera sur y son accesibles por la Carretera Austral inaugurada a principios de los años noventa o, sobre todo, navegando en lancha desde la localidad de Puerto Tranquilo (Comuna de Río Ibáñez), siempre con ropa de abrigo porque la velocidad, el frío y la humedad pueden resultar molestos. En caso de viajar por el lado argentino, hay que usar la Ruta Nacional 40, que atraviesa el país de norte a sur.

Foto 1: Roberto Araya Barckhahn en Wikimedia
Foto 2: OutCrow en Wikimedia
Foto 3: Julian Moggia en Wikimedia
Foto 4: Javier en Wikimedia
Foto 5: Carlos Jorquera en Wikimedia