Categorías
Viajeros Vuelos y aeropuertos

¿Cuáles son los sitios más sucios de un avión y del aeropuerto?


Siempre que desembarco de un avión tras un viaje más o menos largo no puedo evitar sentir cierta vergüenza ajena al ver el cochambroso estado en que queda la cabina de pasajeros, más parecida a una plaza tras una noche de botellón que a un lugar común donde compartir horas de trayecto. Ahora bien, aunque esa cantidad de basura esparcida por asientos y pasillo es recogida por el personal de la compañía ¿queda la aeronave realmente limpia?

La web Travelmath contrató a un microbiólogo para que examinara 26 muestras, tomadas en 4 aviones y 5 aeropuertos, y determinara cuál era el grado de limpieza y qué rincones eran menos recomendables a bordo o en las instalaciones aeroportuarias. La conclusión no es muy alentadora y espero que no le quite a nadie las ganas de seguir viajando pero resulta que un avión es bastante más sucio que el hogar. En fin, supongo que también dependerá de cuánto limpie cada uno su casa.

¿Lo más preocupante? El lugar menos fiable a bordo, entendiendo por tal aquél que tiene mayor población de bacterias contagiosas, es la mesita que va plegada en el respaldo del asiento delantero de cada plaza y donde se coloca la bandeja de la comida. Al menos es el sitio con mayor riesgo de infección porque sólo se limpia bien al final de la jornada. Dado el peligro que supone para el pasajero, se recomienda usar siempre algún desinfectante de manos.

El cálculo se llevó a cabo utilizando un valor llamado CFU (Unidades Formadoras de Colonias) y aplicado a cada pulgada cuadrada. La mesita alcanzó 2.155 CFU, lo cual no dice nada salvo que comparemos esa cifra con la registrada en otros sitios a priori más sospechosos, como el inodoro o el tubo de aire acondicionado: el primero, sometido a limpiezas regulares, se quedó en 265 (aunque aumenta la proporción de coliformes fecales) mientras el segundo tenía 285. Las hebillas de los cinturones de seguridad tenían 230 CFU.

En los aeropuertos, las zonas calientes las constituyen los botones de presión de los grifos (1.240 CFU), dado que todo el mundo utiliza su mano para pulsarlos. En cambio, los botones de cisterna sólo registraron como media un 265 y las cerraduras de las puertas de los baños se quedaron únicamente en 70. Si alguien sigue preguntándose cómo interpretar estos valores, sirva como ejemplo decir que un billete (de dinero) tiene normalmente 5 CFU.

Más información: Travelmath