La apasionante historia de la Cerveza San Miguel

image

Estos días San Miguel está llevando a cabo una campaña que, como las que nos tienen acostumbrados en los últimos años, incide principalmente en las cosas buenas de la vida, la amistad, la alegría de compartir, etc. Una vez más una gran campaña cuyo mensaje llega a los sentimientos. Pero en esta ocasión, con motivo de su 125 aniversario, le han dado una vuelta de tuerca para contar su propia historia. Y esto es lo interesante, porque muy pocos conocen la historia de esta empresa cervecera. A mí por lo menos me ha sorprendido.

El vídeo guarda sorprendentes detalles. Comienza con un montaje genial donde vemos momentos de personas disfrutando de la vida en entornos muy chulos y con un mensaje muy emotivo. Si luego vais a la web oficial ¡comprobaréis que hay mucho más! Ahí es donde descubrimos que en el spot está condensada la propia historia de la marca.

Una historia que empieza en Manila, la capital de Filipinas, donde en 1890 a un grupo de españoles con Enrique María Barretto de Ycaza al frente se les ocurre abrir la primera cervecera de Asia, en un lugar donde apenas se conoce esta bebida. La Fábrica de Cerveza San Miguel toma su nombre del barrió en que se funda, y poco a poco van extendiendo la exportación a prácticamente todo el continente. De hecho, para 1952 ya es la cerveza más bebida de toda Asia.

Al año siguiente otro grupo de emprendedores deciden probar suerte en su propio país, y se traen un barco repleto de levadura asiática para fundar en Lleida la compañía San Miguel Fábricas de Cerveza y Malta S.A. Y en 1955 elaboran por primera vez en España una cerveza de categoría Especial.

Tras un acuerdo con su matriz filipina, ambas compañías continúan independientemente por caminos separados hasta hoy en día. Sin embargo ambas siguen utilizando un logotipo muy similar, más estilizado y actualizado en la compañía española. Y recientemente firmaron otro acuerdo para promover conjuntamente San Miguel a nivel mundial como marca icónica y global. Parece que el círculo se cierra, ¡y lo mejor está por llegar :D!