Categorías
Historia

The Last Stand: imágenes de las huellas de la Segunda Guerra Mundial en el paisaje


Mark Wilson es un fotógrafo londinense que lleva 15 años documentando los cambios que el hombre ha realizado en el paisaje. Su último proyecto ha sido The Last Stand, donde recoge las huellas de las guerras del siglo 20 que todavía permanecen en Reino Unido y el norte de Europa.

The Last Stand. Nothern Europe resume en una publicación el trabajo que realizó desde 2010 durante cuatro años en 143 lugares a lo largo de las costas del Reino Unido, las islas del Canal, el norte y oeste de Francia, Dinamarca, Bélgica y Noruega.

En este impresionante documento gráfico podemos suponer la enorme magnitud de unas estructuras de defensa militar ubicadas en las costas, hoy construcciones desoladas que se elevan sobre un paisaje que han transformado en misterioso.

Este libro resume este viaje de más de 37.000 kilómetros en 86 fotografías realizadas durante la Segunda Guerra Mundial. En ese trágico conflicto bélico tanto los Aliados como los Nazis fortificaron la costa del norte de Europa con bunkers y casamatas, emplazamientos de armas y enormes barreras destinadas a repeler a barcos y tanques.

Tras el Desembarco de Normandía los Aliados abandonaron todos estos bastiones y ochenta años después nos quedan sus ruinas.

Mi trabajo siempre ha versado sobre los recuerdos y las historias contenidas en el paisaje, por lo que creo que esta temática fue una elección natural para mí. Además, al igual que muchas personas hoy en día, tengo lazos familiares con la II Guerra Mundial, así como con la Primera. Mi objetivo fue crear un documento que provocaría la reflexión, a diferencia de otro tipo de temática.

No parece que el trabajo de Mark Wilson fuera fácil, pues el éxito de sus instantáneas dependió de la climatología o del caprichoso azar de las mareas, que en ciertos momentos ocultaban o resaltaban en su esplendor las pétreas edificaciones.

Estas fotos muestran un mundo un tanto surrealista, que conducen a pensar si no se conoce su origen en un apocalipsis pasado, un cataclismo del que solo esas construcciones levantadas por el hombre son el testigo de aquello que pasó en un tiempo no tan lejano.

El libro lo ha publicado Triplekite Publishing y tiene 176 páginas en las que podemos imaginar las acciones bélicas e incursiones por sorpresa; incluso abstrayéndonos podemos escuchar el eco de las balas, de la artillería y los gritos de los soldados que salvaron o perdieron su vida en aquellos parajes.

Vía: Wired