¿Se inundará la Tierra en menos de medio siglo?

¿Recuerdan aquella película tan plomiza de Kevin Costner? No sean malos pensando en cuál de ellas; me refiero a Waterworld, en la que se planteaba un futuro en el que la tierra quedaba completamente anegada, cubierta de mares, a causa de la fusión de los casquetes polares. Bueno, pues parece que caminamos hacia ese escenario a marchas forzadas, mucho más forzadas de lo que pensábamos, según las últimas investigaciones. Y no es probable que desarrollemos branquias, como el protagonista del film.

Diecisiete expertos mundiales en el cambio climático acaban de presentar un estudio según el cual los cálculos que se manejaban hasta ahora podrían ser superados por la realidad, de forma que el ritmo de fusión del hielo de la Antártida y Groenlandia sería diez veces más rápido y, en consecuencia, el nivel del mar subiría más y con mayor antelación: hasta tres metros en los próximos cincuenta años. Un panorama terrible que pone en peligro muchas ciudades del planeta, algunas muy conocidas. Es el caso de las que están en la costa, como Nueva York y Miami por poner un par de ejemplos, que verían comprometida su existencia tal como es ahora.

El estudio está liderado por James Hansen, un científico de la NASA que en 2013 dejó de trabajar para ese organismo porque, según sus propias palabras, «como empleado del gobierno, no se puede declarar contra el gobierno». Desde entonces se ha centrado en el análisis del cambio climático y ahora su trabajo viene cofirmado por otros dieciséis renombrados expertos, de campos diversos pero afines. Se basa en modelos elaborados a partir de datos históricos y en tiempo real, combinando registros paleoclimáticos, observaciones actuales y muchos más datos, convenientemente tratados mediante un programa informático.

Hansen no habla en términos absolutos y admite que es difícil predecir el momento exacto en que se producirá el desastre, aunque asegura que este siglo y requerirá de la adopción de medidas extremas para contrarrestarlo, así como de una colaboración global entre países porque la subida del nivel marino traerá otros problemas añadidos: emigraciones forzadas, colapso económico, conflictos fronterizos, dramas sociales…

El estudio se publicó la semana pasada en una revista llamada Atmospheric Chemistry and Physics, un cauce poco común, ya que normalmente se espera a que sea corroborado por la comunidad científica. Pero Hansen explicó que se apuraron a hacerlo público para concienciar de la necesidad de tomar medidas cuanto antes, ya que a finales de año hay una reunión internacional en París sobre el tema. Esta justificación se debe a la fama de alarmista que tiene el autor y al radical cambio de pronóstico respecto a estudios anteriores. De hecho, Ruth Mottram, una experta en clima de reconocido prestigio, se mostró escéptica sobre los valores obtenidos por Hansen y sus colegas.

Vía: Slate

Más información: Atmospheric Chemistry and Physics