Categorías
Ecología Tecnología

Gigafactory, la colosal fábrica de baterías de Tesla


Hace casi un año, el pasado mes de septiembre, se puso en Reno (Nevada, EEUU) la primera piedra de lo que prometía ser la fábrica más grande del mundo. No sé si piedra es la palabra adecuada pero nos entendemos. Se trata de Gigafactory, el centro que la compañía Tesla ha destinado a fabricar baterías de iones de litio cuando empiece a funcionar, allá por 2017.

Con un presupuesto de 5.000 millones de euros y una superficie edificable de 3.048.000 metros cuadrados, la empresa aspira a sacar al mercado baterías para medio millón de automóviles al año. Eso será cuando esté a pleno rendimiento, calculado para el año 2020. Pero la idea es poner en marcha la planta por módulos, de manera que una primera parte empiece a trabajar mientras se termina de construir el resto. De hecho, las últimas noticias confirmadas por Dean Haymore, un representante del condado, informan de que Tesla ha adquirido 485 hectáreas más y negocia otro centenar y medio.

Y es que, inicialmente, la fábrica iba a estar formada por 4 bloques modulares pero parece que ahora se ha aumentado a 7. Ello convertiría a Gigafactory en el edificio de mayor superficie del mundo, por delante precisamente de otra fábrica de Tesla, la de California. Así las cosas, los números que rodean este macroproyecto son mareantes: 6.500 empleos directos, 16.000 indirectos, reducción de un 30% de costes de producción y una repercusión económica en Nevada en torno a 100.000 millones de dólares en un par de décadas (un 4% del PIB de todo el estado).

Gigafactory producirá 35 gigavatios por hora en células de iones de litio destinados a la fábrica de vehículos de Tesla Motors y otros 15 para baterías estacionarias (de uso en edificios), además de reciclar baterías usadas. Este aspecto, el ecológico, también se ha cuidado: la planta estará alimentada totalmente por electricidad propia, obtenida a partir de paneles solares, molinos de viento y energía geotérmica.

Vía: Treehugger