laBrujulaVerde-Lexushoverboard

Lexus muestra un prototipo de hoverboard como el de Regreso al Futuro II

laBrujulaVerde-Lexushoverboard

La compañía de automóviles de alta gama Lexus, perteneciente al grupo Toyota, acaba de mostrar un vídeo que puede convertirse en un viral. En él nos muestran un hoverboard, es decir, un monopatín con el que puedes levitar y recorrer un espacio sin tocar el suelo.

Lexus ha enviado este vídeo de apenas 37 segundos a través de su serie Amazing in Motion con el eslogan «no hay ninguna cosa que sea imposible» y el hashtag #lexushover. Y parece que será probado en unos días en Barcelona.

La compañía japonesa ha desarrollado este monopatín «volador», que a más de uno le habrá traído recuerdos de la mítica película Regreso al Futuro II, cuando Marty McFly huye apresuradamente con un gadget similar de los abusones en la plaza de la ciudad, en Reino Unido y Alemania. Lexus lleva trabajando en el prototipo unos 18 meses y poco más ha trascendido de él.

También ha contado que funciona mediante nitrógeno líquido, de ahí el humo que vemos en el vídeo, que enfría unos superconductores e imanes permanentes que posibilitan que la tabla se eleve magnéticamente y soporten el peso del skater.

La sensación que da este hoverboard es de robusto y seguro, amén de un diseño muy futurista en el que ha trabajado Haruhiko Tanahashi, Ingeniero jefe de Lexus. Quizás siga los pasos del proyecto que Hendo lanzó el año pasado a través de Kickstarter.

Porque no está claro si se trata de una estrategia de marketing viral o en realidad el proyecto va a ser llevado realmente a término. El caso es que Lexus ha confesado que este hoverboard solo funcionaría sobre un tipo muy concreto de superficies metálicas y no sobre el cemento de una pista de skate.

De hecho, aunque parece que un skater se va a subir a la tabla en realidad no lo llega a hacer. Como un gadget del futuro éste sería una solución de ocio y transporte, aunque el coste de desarrollo y el precio con el que lo encontraríamos en el mercado sería elevadísimo. Aunque a todos nos queda soñar, como hicimos en los ochenta, con ser como el joven Marty McFly.

Vía: Gizmodo