Categorías
Tecnología

Dormir en gravedad cero: ya puedes probarlo en Eslovenia


El Centro Cultural Europeo de Tecnologías Espaciales de Eslovenia ofrece a sus visitantes la posibilidad de experimentar algo parecido a la gravedad cero



Una de las preguntas que suelen hacerse cuando vemos imágenes de astronautas flotando en gravedad cero en sus naves o en la estación espacial es cómo se las arreglan para dormir si no pueden tumbarse. El hecho es que, efectivamente, al no haber una fuerza gravitacional que tire del cuerpo en una dirección, carece de importancia el estar horizontal; es más, ese concepto pierde su sentido.

¿Alguien quiere probar? Pues ya se puede y no hace falta pagar un dineral para pasear una hora por la estratosfera, como ya oferta alguna empresa a precio de oro. Y es que un grupo de estudiantes de arquitectura de la Escuela de Eslovenia acaba de desarrollar un sistema que permite dormir en levitación, tal cual se estuviese flotando por el cosmos. Los visitantes del KSVET (Centro Cultural Europeo de Tecnologías Espaciales) tienen esa opción pasando una noche disfrutando tan insólita experiencia.

Por supuesto, no se utiliza un cohete sino más bien un método digamos artesanal, un sistema de cuerdas y poleas que se enganchan al sujeto y le proporcionan una réplica más o menos similar a la espacial, facilitándole adoptar la postura que prefiera en cada momento. El cliente puede alojarse y recibir información didáctica sobre la exploración espacial. Sorprendentemente, la idea se desarrolló en tan sólo tres semanas.

Sadar Vuga Arhitekti, Bevk Perovic y Dekleva Gregoric son los nombres de los tres estudiantes, quienes buscan promover el concepto de nanoturismo (de orientación local) en la pequeña ciudad de Vitanje, donde se ubica la escuela. Se trata de alejarse un poco del turismo tradicional, que a priori no estaría demasiado interesado en esa zona rural.

El KSVET ofrece dos posibles alternativas, individual y colectiva, en un proyecto apadrinado por el director del centro, Aljoša Dekleva, en colaboración con Gregorič Arquitectos y otros expertos en tecnología. Al parecer, hasta el 20 de junio hay plazo abierto de reserva. O sea, para flotar en el espacio basta con acercarse a Eslovenia ¿No les apetece?

Vía: dezeen magazine