6 cosas que deberías saber sobre la escritura cuneiforme

La escritura cuneiforme es el más antiguo sistema de escritura conocido hasta la fecha. Su soporte son tabletas de arcilla y ocasionalmente tabletas de metal y piedra, y su origen está en la antigua Mesopotamia. Se llama cuneiforme porque para trasladarla a la arcilla húmeda utilizaban unas cañas biseladas en forma de cuña.

Sobre esta escritura acaba de salir Cuneiform, un completísimo libro de Irving Finkel y Jonathan Taylor, conservadores de la más amplia colección de tabletas existente en el mundo, la del British Museum. Allí se guardan unos 130.000 ejemplos de esta escritura.

En esta obra nos revelan al menos 6 cosas que deberías saber sobre la escritura cuneiforme.

1. La escritura cuneiforme no es un idioma

Este sistema de escritura no es un alfabeto ni tiene letras. En vez de eso utiliza entre 600 y 1.000 caracteres para escribir palabras o sílabas, o parte de ellas. Los dos principales idiomas escritos en cuneiforme son el Sumerio y el Acadio, localizados geográficamente en la actual Iraq, aunque más de una docena de idiomas fueron representados con esta escritura. En resumen, si la escritura cuneiforme se utilizara actualmente podría servir para representar diversos idiomas como el chino, húngaro, inglés o español.

2. La escritura cuneiforme se usó por primera vez hacia el 3.400 a.C.

En un primer momento se utilizaron imágenes elementales que fueron también usadas para recoger sonidos. Esta escritura probablemente precedió a la de los jeroglíficos egipcios y se utilizó hasta el primer siglo después de Cristo.

3. Todo lo que se necesita para escribir en cuneiforme es una caña y arcilla

Los dos materiales se encontraban fácilmente en los ríos que recorrían las ciudades de Mesopotamia, actualmente Iraq y este de Siria. La palabra cuneiforme viene del término latino cuneus, es decir, cuña, y significa en forma de cuña. La mayoría de las tablas cabían en la palma de la mano y era usadas solo una vez y por un corto tiempo, quizás unas pocas horas o días en la escuela, o unos pocos años en el caso de un préstamo. Por eso es una casualidad que hayan sobrevivido al paso de los años.

4. La escritura cuneiforme parece algo imposible de descifrar

Aquellos que son capaces de leer la escritura cuneiforme y con ello se ganan la vida piensan que es la escritura más difícil del mundo. Y no les falta razón, porque para dominarla habría que aprender diversas lenguas muertas y miles de signos, muchos de los cuales tienen más de un significado o sonido.

5. Los niños la dominaban con sorprendente facilidad

El British Museum organiza visitas escolares y los niños que conocen la escritura cuneiforme se interesan por ella porque está realizada sobre arcilla en cuñas puntiagudas. Muchas de las tabletas del British Museum corresponden a ejercicios escolares de caligragía y ortografía.

6. La escritura cuneiforme sigue siendo relevante en la actualidad

Es fascinante leer cartas de otras personas que tienen 4.000 años de antigüedad y están escritas de modo elegante y delicado. A través de esta escritura nos acercamos a la realeza y a sus escribas, a los niños, comerciantes e incluso a los sacerdotes.

Vía: History Extra