Redescubierta la casa de Jesús en Nazaret 1

Redescubierta la casa de Jesús en Nazaret

Los arqueólogos que trabajan en Nazaret (Israel) actualmente identificaron en 2015 una casa del siglo I d.C. como el lugar donde pudo vivir Jesús con sus padres.

Construída con piedra y mortero, fue descubierta ya en 1880 por las monjas del Convento de las Hermanas de Nazaret. Sin embargo habría que esperar hasta 2006, cuando un equipo de arqueólogos bajo la dirección de Ken Dark (profesor de la Universidad de Reading en el Reino Unido) realizó su datación como una construcción del siglo I.

Si Jesús vivió allí o no es imposible de saber con seguridad. Lo que sí se sabe es que tanto los bizantinos, que dominaron la zona hasta el siglo VII d.C. como los cruzados del siglo XII, lo creían.

Así lo afirmaba Dark en un artículo publicado en la revista Biblical Archaeology Review. Al parecer los bizantinos habían decorado el lugar con mosaicos. Y construyeron una iglesia sobre la casa, conocida como la Iglesia de la Nutrición. Los cruzados se encargarían de volver a reconstruirla de sus ruinas. Todo lo cual parece indicar que consideraban el lugar realmente importante.

Al descubrimiento por las monjas a finales del siglo XIX le siguió la visita del jesuita y arquitecto Henri Senès. Éste realizó planos y dibujos detallados de toda la estructura. Pero su trabajo nunca llegó a publicarse, por lo que el sitio permaneció desconocido para el resto del mundo.

En 2006 las monjas concedieron permiso a los arqueólogos para investigar, así como para consultar las notas de Senès. Con estos datos, las notas guardadas por las monjas durante sus excavaciones originales, y nuevos análisis, consiguieron reconstruir el desarrollo del lugar desde el siglo I.

Entre los objetos que hallaron se encuentran ollas de cocina y vasos de piedra caliza. Lo cual refuerza la idea de que era el hogar de una familia judia, ya que una de sus creencias es que la caliza no puede contener impurezas.

nazareth-2-jesus-home

También hallaron evidencias de que la casa fue abandonada en algún momento del siglo I, pasando a emplearse posteriormente como enterramiento. Tanto las tumbas, una de las cuales se cree pertenece a José, el padre de Jesús (aunque es poco probable), como la casa estaban decoradas con mosaicos.

Una de las fuentes que apoyaría la teoría de que esta fue la casa de Jesús se encuentra en un texto escrito en el año 670 d.C. por el abad Adomnàn del monasterio de Iona en Escocia. Allí se menciona el peregrinaje del obispo franco Arculf a Nazaret, donde dice haber visto una iglesia que antes fue la casa donde el Señor fue criado en su infancia.

En cualquier caso, todavía tendremos que esperar a las conclusiones finales y a futuras investigaciones al respecto para saber si los bizantinos y los cruzados estaban en lo cierto.

Fuente: Live Science