Los artistas más odiados en Estados Unidos


El mapa por estados no deja lugar a duda. Los artistas más odiados en Estados Unidos son Justin Bieber y Nickelback, que curiosamente son canadienses. El resultado sale de una encuesta lanzada por Music.Mic a través de Google Consumer Surveys el 9 de marzo.

Un total de 25.734 personas entre 18 y 34 respondieron a dicha encuesta. Al menos 500 personas de cada estado participaron en esta encuesta. No había artistas entre los que escoger, simplemente la pregunta era ¿Quién es la banda o artista que menos admiras?

Los resultados de esta pregunta fueron concluyentes: a nadie le gustaba Nickelback y Bieber. Las razones de ello más o menos las obtuvo Music.Mic con una encuesta paralela que lanzó el pasado 3 de marzo en la que además se preguntaba ¿Por qué no te gusta ese músico o banda? La respuesta masiva fue muy simple: No lo sé.

Sin embargo, Nickelback y Justin Bieber disgustan al consumidor medio de música estadounidense no por su música. Los primeros no es que sean una mala banda, ni que suenen mal, pero todos creen que apestan. Sin embargo, el ídolo de las jóvenes tiene todas las papeletas por su forma de desenvolverse fuera de lo puramente musical para ser el más odiado.

Por eso, Justin Bieber ocupa el primer lugar seguido muy de cerca por Nickelback. El cantante tiene sus detractores en la costa Este y Oeste y en el Sur, es líder en 27 estados; mientras que los de la banda de Chad Kroeger se sitúan en el Oeste y en el Medio Oeste, en total en 23 estados incluido el Distrito de Columbia.

Llama la atención que nombres tan populares como el artista y la banda canadiense sean no solo los más odiados sino los menos respetados por el público de Estados Unidos.

Nickelback llegan una carrera de éxitos desde principios de 2000. Su primer éxitos lo tuvieron en 2001: ‘How You Remind Me’, que llegó a nº 1 dentro de la prestigiosa lista de canciones rock de Billboard. Además fueron nº 7 en la lista de artistas de la década en 2009.

A pesar de que se les tiene lo que se podría definir como odio visceral es evidente que Chad Kroeger y sus compañeros son un poco duros de oído:

La gente habla. Vendemos un montón de discos y llenamos muchos estadios. No escuchamos muchas quejas.

Pero quien se lleva la palma es Justin Bieber. Con apenas 21 años, el cantante tiene millones de fans rendidas a sus pies pero cae mal por múltiples razones: contó chistes racistas en antena, condujo drogado con un Lamborghini en Miami, fue arrestado por conducir borracho o llegó dos horas tarde a su concierto en el O2 Arena. Lo que se llamaría un bala perdida.

Vía: Music.Mic