Categorías
Naturaleza

Las corrientes del Mediterráneo en una simulación de la NASA


En este timelapse de la NASA podemos ver una simulación de las corrientes marinas en torno a la Europa Occidental, concretamente desde el Mediterráneo en las costas italianas hasta el Atlántico en las francesas y británicas.

Todo el timelapse, que dura unos 2 minutos y 11 segundos, comprende en realidad 11 meses. Cosa que hay que tener en cuenta para valorar la velocidad de las corrientes. Cada segundo del vídeo equivale a unos 2,75 días.

Asimismo los colores representan la profundidad de las corrientes. Las más claras son las que están más cerca de la superficie, mientras que cuanto más oscuras más profundas son.

Así, por ejemplo, podemos ver la potente corriente que discurre por el Estrecho de Gibraltar, a muy escasa profundidad, y que es una de las razones de que tantos emigrantes hayan perdido allí la vida.

También podemos observar las dos corrientes contrapuestas que se turnan en el Cantábrico, o la curiosa corriente vertical que discurre a lo largo de la costa levantina.

En general la corriente del Mediterráneo es circular, y está ocasionada por el movimiento de rotación de la Tierra más que por los vientos. Por ello los puertos de las costas mediterráneas en España deben contar con escolleras o malecones situados siempre a su izquierda (mirando el puerto desde la costa hacia mar adentro). De este modo el puerto queda protegido, no de los vientos, sino de las corrientes.

En el video se ve perfectamente como en el Mediterráneo, al tratarse de un mar cerrado, las corrientes adoptan una forma circular adaptándose a la configuración de la costa, sin reflejar ninguna coincidencia con la dirección de los vientos. Sin embargo, en el Atlántico no existen estas corrientes circulares, sino que son más lineales, coincidiendo con la dirección de los vientos. No obstante, no es que los vientos provoquen las corrientes, sino todo lo contrario, son éstas las que determinan la dirección de aquellos, precisamente por las diferencias de presión que crean.