La ciudad de Ohio que está llena de Hitlers 1

La ciudad de Ohio que está llena de Hitlers

Los Hitler norteamericanos llegaron allí cien años antes de que naciera el dictador alemán y tenían nombres como George Washington Hitler o Gay Hitler

Uno no esperaría muchas sorpresas de una pequeña ciudad norteamericana cuyo lema oficial es El hogar del show de calabazas. Con sus 13 mil habitantes, según el censo de 2010, es la sede de la mayor planta química del estado de Ohio. Por lo demás debe ser una pequeña ciudad normal y corriente llamada Circleville. Salvo por una cosa…

Y es que si te das un paseo por ella vas a encontrar varias decenas de referencias a Hitler. Está la carretera Hitler 1, la carretera Hitler 2, la carretera Huber-Hitler. El cementerio lleva el nombre de Hitler-Ludwig y allí hay enterrados nada menos que 18 Hitlers.

2116825704_c04c478aed

También se pueden visitar el Estanque Hitler o el Parque Martha Hitler.

Captura de pantalla 2015-03-03 a las 19.34.20

Pero no es que la ciudad tenga por habitantes a fanáticos del líder nazi. La explicación es otra. Resulta que los Hitler de Ohio llegaron allí casi cien años antes de que naciera el propio Adolf. De hecho están considerados como pioneros americanos.

George Hitler nació en 1763 en Maryland y se trasladó a Circleville con su esposa y cuatro de sus hijos. Allí tuvieron otros siete, lo que explica el por qué de tanta abundancia de Hitlers.

Precisamente uno de sus hijos se llamó George Washington Hitler. Y para terminar con los nombres curiosos, un hijo de este George se llamaría Gay Hitler. Fue dentista, y una destacada personalidad de la ciudad hasta su muerte en 1946.

Posiblemente todavía vivan allí algunos Hitler, que nunca se cambiaron el nombre como sí hicieron otros en Europa tras la guerra, evitando ser identificados o asociados de alguna forma con el dictador alemán.