Juniper Ridge o cómo hacer perfumes que huelen a naturaleza salvaje

Juniper Ridge o cómo hacer perfumes que huelen a naturaleza salvaje

LaBrujulaVerde-JuniperRidge

Juniper Ridge es una empresa fabricante de perfumes elaborados de manera artesanal. La fundó Hall Newbegin en 1998 y tiene su sede en Oakland (California). Su Field Lab es como su propio nombre indica un laboratorio de campo desde el que investigan en entornos agrestes los ingredientes para sus fragancias.

Hace poco invitaron a Inhabitat a una aventura campestre en el Mount Tamalpais, al norte de San Francisco, donde les mostraron todos, o casi todos, los secretos sobre las técnicas que emplean en la elaboración de su perfume Winter Redwood.

Estas salidas al aire libre con su Field Lab las programa Juniper Ridge varias veces al año. Su cometido es buscar nuevos ingredientes y procesos técnicos que en un futuro cercano van a pasar a formar parte de sus perfumes.

No deja de ser una estrategia de marketing pero lo mejor de todo esto es que de cada uno de estos viajes de aventura al aire libre sale una nueva fragancia de edición limitada y que nunca es la misma. Principalmente porque la floración varía, los olores del aire también y la tierra nunca tiene las mismas propiedades.

Los perfumes silvestres de Juniper Ridge son sustancialmente distintos de los que se venden en grandes superficies; además tienen una característica que los distingue: huelen exactamente igual que las plantas y los sitios en los que han sido concebidos.

Winter Redwood es una fragancia con olor a humo, a la tierra de las laderas del monte Tamalpais, lugar en el que vive Hall Newbegin. Nadie conoce mejor que él aquellas cumbres, sus bosques, cañones y campos.

Su manera de acercarse como hacedor de perfumes es como poco curiosa. Él hace un agujero en la tierra e invita a sus acompañantes a respirar el aroma que desprenden. Después en ese entorno con olor a hierba, hojas, arcilla y musgo recogen puñados de tierra en una bolsa; esa es la auténtica esencia de esa sutil fragancia.

Juniper Ridge es una empresa muy concienciada con la ecología y la conservación de los entornos, por eso destina el 10% de sus beneficios anuales a grupos que se encargan de la restauración de hábitat.

El resultado de esta aventura en plena naturaleza se realiza en el campamento base, en ese Field Lab, donde se combinan tierra, ramas de cedro, musgo, ramas de miel en rama, setas silvestres, flores de laurel y un montón de elementos vegetales. Con la mezcla de todos o algunos de ellos sale esa especial y limitadísima variante del Winter Redwood.

Vía: Inhabitat