La referencia oculta en ‘Antes del Amanecer’

La referencia oculta en ‘Antes del Amanecer’

La referencia oculta al final de Antes del Amanecer, que desvela el sentido de la película, y que posiblemente se te pasó desapercibida

La película Boyhood (2014) de Richard Linklater, así como la anterior Antes del anochecer (2013), que cierra su aclamada trilogía (Antes del amanecer (1995), Antes del atardecer (2004)), consiguieron que la crítica y el público volviera a revisar esos maravillosos films.

Precisamente sobre Antes del amanecer publicó Sheila O’Malley un interesante artículo en el que revelaba una referencia oculta en la película, que posiblemente a muchos se nos pasó por alto. Por lo menos yo no reparé en ella, y ahora me parece absolutamente deliciosa. Gracias a esa referencia el sentido de la película está mucho más claro y evidente. Juzguen por sí mismos.

Si la han visto y recuerdan la última escena (ojo, a partir de aquí hay spoilers), en ella Jessie acompaña a Celine al tren, donde se separarán. Pero antes deciden volver a encontrarse allí mismo dentro de seis meses. Durante esta conversación nos enteramos de que la acción de la película tiene lugar enteramente el día 16 de junio de 1994.

Y aquí es donde está la referencia. El día 16 de junio es el Bloomsday. Ese día en 1904 James Joyce volvió a encontrarse con Nora Barnacle, después de un primer encuentro en que prometieron volver a verse y al que Nora no acudió. Ese segundo encuentro se produjo el 16 de junio de 1904 y ya nunca se separarían. Como tributo a Nora, Joyce escribió el Ulises, que se publicó en 1922, y situó su acción en un sólo día. Efectivamente, el 16 de junio de 1904. Ese día simbolizaba para Joyce el momento en que dejó de vivir en fragmentos y fue capaz de conectar por primera vez en su vida.

Como dice Sheila O’Malley, ese uso del Bloomsday por parte de Linklater en la película no es tan sólo un truco o un guiño intelectual, es toda una declaración de intenciones, y una pista de lo que realmente trata Antes del Amanecer. No podemos encontrar la salvación por nosotros mismos, y tampoco podemos encontrarla en otra persona. Antes del Amanecer nos enseña, en cada pausa, en cada beso, en cada conversación, en cada risa, que es en el pequeño espacio que queda entre nosotros donde la salvación es una posibilidad remota.