La ciudad donde todos viven en el mismo edificio 1

La ciudad donde todos viven en el mismo edificio

¿Se imaginan que todos los habitantes de una ciudad vivieran en un mismo edificio? Pues es lo que ocurre en Whittier, Alaska, situada en la costa norte de la península de Kenai, al sur del estado. Sus 200 habitantes viven casi todos en un solo edificio de 14 pisos llamado Begich Towers.

El lugar fue construído prácticamente de la nada durante la Segunda Guerra Mundial por el ejército norteamericano, junto con un puerto y ferrocarril. Despues de la guerra se construyó el edificio Hodge, hoy conocido como Begich Towers.

Los ciudadanos que no viven en él lo hacen en sus vehículos, en sus barcos, o en alguna de las pequeñas casas que hay junto al puerto. Begich Towers se construyó en 1956 como cuartel, pero hoy en su interior, además de las viviendas, hay una comisaría de policía (que por cierto no tiene celdas ni salas de interrogatorio, porque no caben), una oficina de correos, tiendas, una iglesia y un hospital. Todo dentro del mismo edificio. Tiene 150 apartamentos de dos y tres habitaciones, y es un condominio.

begichtowers-original-1

Fuera de las torres está la escuela, a la que los niños pueden acceder sin problemas incluso en los peores días del invierno, conectada mediante un túnel subterráneo. En el cercano edificio Buckner, que tiene seis pisos, también hubo un cine, un auditorio, un gimnasio, una biblioteca, la cárcel, e incluso una bolera, hasta que fue cerrado tras sufrir daños durante el terremoto del 27 de marzo de 1964.

Pero hay más. La única forma de llegar a Whittier es por mar o atravesando un túnel de 4 kilómetros, de un solo sentido. El túnel Anton Anderson Memorial se construyó en principio para el ferrocarril, aunque fue adaptado posteriormente al tráfico de coches y camiones. Cada media hora las puertas del túnel se abren en un sentido para permitir el paso de vehículos. Eso hasta la noche, cuando permanecen cerradas hasta el día siguiente.

Y por último todo Whittier no recibe ni un rayo de sol directo desde noviembre a febrero. La causa es que, debido a su latitud, el sol está tan bajo que las montañas le dan sombra a la ciudad durante cuatro meses seguidos.