Los creadores de Cards Against Humanity compran una isla para sus seguidores 1

Los creadores de Cards Against Humanity compran una isla para sus seguidores

Creadores Cards Against Humanity compran isla seguidores

¿Saben de lo que hablo si digo Cards Against Humanity? Es el nombre del juego número uno de ventas en Amazon y cuya característica más curiosa es que fue creado por un grupo de amigos de la Highland Park High School de Illinois (EEUU) tras una loca Nochevieja, obteniendo un éxito descomunal, tres veces superior al esperado.

El juego, que significa Cartas contra la Humanidad parafraseando la expresión Crimes against Humanity (Crímenes contra la Humanidad), es bastante peculiar porque su reglamento es muy flexible y no obedece tanto a la lógica como a una cuestión de diversión. De hecho, se pueden ir incorporando reglas nuevas. Se basa en una partida de cartas, «para gente despreciable» según su simpática web oficial, con preguntas y respuestas en las que gana la mano aquella contestación que el Zar o director considere más graciosa y disparatada.

Pues bien, Cards Against Humanity fue financiado mediante una campaña en Kickstarter en la que colaboró nada menos que un cuarto de millón de personas que ahora van a ser recompensadas en cierta manera con un regalo muy especial, insólito: una isla. Max Temkin, uno de los creadores del juego explica que decidieron comprarla y repartirla entre esos 250.000 individuos que aportaron dinero para sacar adelante el proyecto.

Creadores Cards Against Humanity compran isla seguidores 2

Cada participación valdrá 15 dólares y así se podrá ser copropietario de ese pequeño pedazo de tierra (un par de hectáreas) en el lago St. George, que está en Liberty (Maine) y ha sido rebautizado como Hawaii 2 (antes Birch Island). Un sitio deshabitado y boscoso donde cada comprador podrá hacer lo que quiera en el medio metro cuadrado que le corresponda -libre de impuestos además- siempre que se comprometa a cuidarlo, sin talar ni dañar la naturaleza. Temkin lo ha explicitado así en la carta que les ha enviado, amenazándoles con maldecir a sus descendientes por mil generaciones si no cumplen.

Como se ve, no les falta humor a esos genios, en una extraña y algo estrámbotica combinación con autopublicidad, pues aprovechan la ocasión para promocionar su nuevo juego de mesa: llamado Slap 45, en cada envío se incluirá un ejemplar, entre otros regalos. Recordemos que hace tiempo, por ejemplo, también invitaron a comprar porciones de bullshit (mierda de toro) que enviaban por correo junto con varios obsequios más a cambio de una pequeña cantidad de dinero y mucha gente la compró, unos siguiendo la broma y otros creyendo ilusamente que sería otra cosa.

El propio Temkin cuenta en el mismo tono que querían hacer «algo grande» y compraron la isla por tres razones: primero, era divertido; segundo, podían repartirla; y tercero, colaboran en la preservación de una parte deshabitada de América. La parte seria, que también la hay, es su contribución con 250.000 dólares a la campaña de Sunlight Foundation de Washington, que promueve la transparencia en el gobierno. ¡Cuánta bullshit necesitarían aquí!

Vía: Chicago Tribune
Más información: Cartas contra la Humanidad