Volar con tarifa plana

Volar con tarifa plana

Volar con tarifa plana

¿Imaginan que las líneas aéreas establecieran una tarifa plana que permitiera volar todas las veces que quisiéramos en un tiempo concreto pagando una cantidad fija? ¿Podría llevarse a la práctica algo así? ¿Sería realmente útil para el usuario?

Todas estas preguntas surgen tras leer una noticia de días atrás, según la cual una compañía llamada Take Air ha anunciado un billete especial de 1.650 euros al mes que habilita la posibilidad de realizar cuantos vuelos se desee a ese precio.

Take Air es una aerolínea belga de reciente creación que pronto -esta primavera- iniciará rutas diarias entre ciudades europeas: Amberes-Zúrich y París-Londres. Lo que pasa es que no son viajes masivos; se hacen en un jet privado y a todo lujo, con lo que el perfil de cliente es aquél que quiera evitar espera y colas en los aeropuertos, así como retrasos, cancelaciones y overbooking. Por eso los billetes son a la vez caros y baratos, según el uso que se haga de ellos.

Es más, las condiciones permiten hacer una reserva hasta media hora antes del despegue y facturar a sólo quince minutos de dicha hora, así como el uso de sala VIP, con comida, bebida y Wifi gratis. Todo ello de forma rápida, en medio minuto. Take Air incluso invita a los usuarios a proponer nuevos destinos, aspirando a alcanzar unos ciento cincuenta en Europa progresivamente.

O sea, que no parece un modelo de negocio para el turismo en su concepto amplio, pero sí se beneficiará de ello un tipo de pasajero concreto: aquel con recursos de sobra. O el viajero frecuente, tipo negocios o periodista o bloguero temático. La propia compañía explica que su perfil de cliente es el que visita un mismo destino al menos un par de veces al mes.

Y aquí me surge una idea. Esos 1.650 euros mensuales ¿deben contratarse para todo el año o se puede de forma suelta? Porque en ese segundo caso se abre todo un chollo: supongan que tienen tres semanas de vacaciones y quieren emplearlas en recorrer varias capitales europeas; en lugar de adquirir varios billetes bastaría con uno y hasta resultaría económico. Va a ser que no, sospecho.

En fin, que la idea de la tarifa plana empieza a difundirse porque Take Air no es la primera. El pasado verano, la norteamericana Surf Air introdujo una de 1.750 euros con condiciones similares y bastante éxito.

Vía: Hosteltur
Foto: Planephotoman en Wikimedia