Científicos crean un fantasma en un laboratorio suizo

Científicos crean un fantasma en un laboratorio suizo

Un equipo científico ha creado en Suiza lo que podríamos definir como fantasma de laboratorio. Las temáticas sobre terroríficas presencias y apariciones de tipo fantasmagórico la encontramos en el folclor de todas las culturas ancestrales y actuales. Miles de investigadores y parapsicólogos han dedicado sus esfuerzos a estudiar a los fantasmas, acordaros del fallecido Jiménez del Oso, y el cine está plagado de estos entes: Ghost, Cazafantasmas, la saga Paranormal Activity o, mismamente, algún capítulo de la popular serie de televisión Expediente X.

Estos investigadores dirigidos por el profesor Olaf Blanke, de la École Polytechnique Federale de Lausanne (EPFDL), han publicado su estudio en la revista Current Biology. Y como era lógico la visión de fantasmas es simplemente un producto de la imaginación del ser humano.

Los científicos han creado espectros artificiales en su laboratorio y varios voluntarios que participaron en el experimento los vieron; o parece que los vieron. El caso es que los pacientes que padecen trastornos neurológicos o psiquiátricos, o han sufrido un drama de algún ser querido, son más propensos a ver fantasmas.

Los voluntarios sintieron inducidos por el equipo del profesor Blanke la sensación de una presencia extraña en el laboratorio. El fantasma que ellos creían que les acechaba aparecía bajo condiciones normales, simplemente enviando unas señales contradictorias en áreas sensoriales y motoras del cuerpo.

El experimento se basaba en el uso de un robot configurado ad hoc. Éste permitía a los voluntarios el control de los movimientos de un brazo articulado con sus dedos índices; el brazo estaba en conexión con otro brazo mecánico detrás de ellos que les tocaba sus espaladas y de repente se creaba esa presencia fantasmagórica.

La sensación de estos doce participantes fue casa instantánea: uno o más fantasmas, presencias todas ellas invisibles, les estaban rondando. Y dos de ellos pidieron por favor que pararan el experimento. Estas FOPs o sensaciones de presencia estaban sencillamente en sus mentes.

Vía: The Telegraph