Categorías
Historia Música

Varias obras maestras de Bach fueron compuestas por su esposa


Johann Sebastian Bach fue un genio absoluto, no hay ninguna duda al respecto. Sin embargo, un documental a punto de estrenarse en Londres esgrime una singular teoría: que algunas de sus grandes obras fueron escritas en realidad por su esposa.

Anna Magdalena Bach, que ha pasado a la historia simplemente como la mujer del genio y madre de sus hijos (llegó a tener nada menos que 13, de los cuales 7 murieron siendo jóvenes), pudo ser en realidad mucho más que eso.

En Written by Mrs Bach Marvin Jarvis, profesor de música y autor del libro en que se basa el documental, Sally Beamish, compositora, y Heidi Harralson, experta en documentología forense, lanzan la teoría de que Anna Magdalena compuso las obras más importantes de su marido, a saber:

  • Las seis suites para violonchelo solo, de las cuales la primera seguro que os suena porque se utilizó en la banda sonora de Master & Commander.
  • El aria con que empiezan y terminan las famosísimas Variaciones Goldberg.
  • El Clave Bien Temperado, una de las obras claves de la música occidental.

No obstante aportan pocas pruebas sobre el asunto, porque todas son circunstanciales. Es sólo una teoría, afirman, pero es muy plausible. Se basan en tres puntos:

  • Que todas estas piezas se desvían mucho, según todos los investigadores, del resto de trabajos de Bach, tanto estructural como técnicamente.
  • Que los manuscritos parecen haber sido escritos por Anna Magdalena, e incluso en uno de ellos se puede leer claramente en la portada: ‘escrito por Mrs Bach’ en francés.
  • Y por último que no hay ninguna prueba de que el propio Bach las compusiera, a menos que aceptemos que compuso todo lo que se le atribuye.

A todo esto se suma que Anna Magdalena provenía de una familia de músicos y tenía incluso bastante talento como cantante. Y también que la inmensa y prolífica producción de Bach, con más de 1.100 obras conocidas (a las que habría que sumar las que se han perdido), parece indicar que tuvo que contar con ayuda. De hecho la tuvo por parte de sus hijos, por que no habría de haberla tenido también por parte de su esposa?

Otro de los hechos esgrimidos tiene que ver con los propios manuscritos. Si Anna Magdalena solo hubiese corregido y copiado los manuscritos de su esposo, estos no deberían contener ningún error. Sin embargo no parece, según la documentóloga forense, que fueran copias, sino auténticos originales sobre los que ella hubiera hecho sus propias correcciones.

El documental no pretende en ningún caso hacer de menos a Bach ni cuestionar sus méritos y su trabajo, tan sólo sacar a la luz la labor de mujeres que ha permanecido oculta a los ojos de la Historia.

Vía Washington Post