The Golden Record, el disco que se envió en la sonda Voyager 1

¿Hay vida inteligente fuera del planeta Tierra? ¿Han contactado algunos gobiernos como el estadounidense con aliens? Las respuestas en uno u otro sentido podrían ser rebatidas por los expertos. En 1977 la NASA envió al espacio a la Voyager 1, una sonda destinada a explorar el espacio fuera del sistema solar. En su interior, como en su gemela Voyager 2, los científicos introdujeron junto a las cámaras de alta gama y los equipos de radio un disco de oro, The Golden Record. Se trata de un contenedor de información sobre la vida en la tierra, incluidos saludos en distintas lenguas terrestres, sonidos de la Tierra (el disco se titula The Sounds of Earth) y música.

La misión de The Golden Record era que si en algún momento las sondas contactaban y caían en poder de lejanas civilizaciones éstas podrían tener una aproximación sobre la vida en la tierra; sería algo así como una botella con un mensaje en su interior arrojada en el insondable océano, o una cápsula del tiempo. El astrónomo Carl Sagan, director del proyecto, nos lo contó todo, o casi todo sobre ello, en el libro Murmurs of Earth: The Voyager Interestellar Record.

La mayor parte del disco contiene un montón de música clásica con piezas de Bach, Mozart, Beethoven o Stravinsky, clásicos del rock, jazz, blues y músicas del mundo como ‘Johnny B. Goode’, de Chuck Berry, ‘Melancholy Blues’, de Louis Armstrong, o el estándar ‘Dark Was The Night, Cold Was The Ground’, de Blind Willie Johnson.

El disco en sí se hizo con una pieza de cobre chapada en oro. Su cubierta es de aluminio y galvanizado sobre la que hay una muestra ultra pura de isótopo de uranio-238. El uranio-238 tiene una vida media de 4.468 billones de años y la civilización que encontrara el disco podría determinar con ese dato y con instrumental adecuado la época en la que se fabricó. La inscripción «To the makers of music –all worlds, all times» aparece entre el surco y la galleta.

Todo esto no tendría ningún sentido si es cierta la afirmación de un científico retirado que trabajó en la llamada Área 51. El Dr. Boyd Busham grabó un vídeo documental en el que afirmaba que el Gobierno de los Estados Unidos mantenía allí a diversos aliens vivos, uno de ellos de 230 años. Aunque es posible que todo esto no sirva más que para alimentar los infundios de algunos pseudo investigadores.

Vía: CoS