Imagen: DarkmoonArt en Pixabay

A menudo, la Naturaleza nos facilita ejemplos de que lo siniestro o tenebroso puede ser bello a la vez. La cosa, a veces, está en determinar si algo es realmente siniestro y por qué. En algunos casos podría encontrarse explicación atendiendo a arquetipos de imágenes que ancestralmente ilustran los cuentos populares, las de bosques tenebrosos y tal. Pero lo cierto es que nadie permanece indiferente al ver The Dark Hedges y mucho menos negarán la espectacularidad del lugar.

Este insólito e imponente túnel vegetal se encuentra en la carretera de Bregagh Road a Armoy, Irlanda del Norte. Fue construido, si es que se puede decir así, por una poderosa familia local, los Stuart, allá por el siglo XVIII; su intención no era otra sino deslumbrar a los visitantes cuando éstos se aproximasen a su residencia de Gracehill House, una mansión de estilo georgiano actualmente reconvertida en club de golf.

No sé si, en efecto, impresionaba a aquellas gentes. Pero resulta indudable que hoy lo hace con los turistas, especialmente aquellos que son muy aficionados a la fotografía, que encuentran en The Dark Hedges un filón para jugar con colores, luces, sombras, matices y efectos. Por eso también lo eligen como decorado muchos novios para su álbum de bodas y miríadas de artistas que acuden caballete en mano a intentar captar su imagen y su espíritu.

Algo de ayuda, al menos en los últimos tiempos, ha supuesto su elección como decorado para alguna escena de la exitosa serie televisiva Juego de tronos. Pero convendrán conmigo en que las enormes ramas de esos hayas centenarios retorciéndose y cruzándose sobre el camino muy bien podrían haber salido de la imaginación del diseñador de producción de Posesión infernal, por ejemplo. Máxime si tenemos en cuenta que, además, también hay un fantasma.

La leyenda cuenta que un espectro conocido como Lady Grey (la Dama Gris) vaga por el lugar procurando mantenerse siempre a la sombra de los árboles, pues de lo contrario desparece. La señorita en cuestión sería una criada fallecida en misteriosas circunstancias hace doscientos años, si bien otros dicen que procede de un cementerio cercano abandonado… y cuya ubicación exacta nadie sabe concretar.

En cualquier caso, con presencia del más allá o sin ella, The Dark Hedges está protegido como patrimonio natural irlandés y constituye uno de los atractivos turísticos del país.

Foto 1: galleryhip.com
Foto 2: Hecktic Travels

  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.