Categorías
Diseño Tecnología

Strati, el primer coche fabricado con impresora 3D


¿Saben cuánto tiempo, dinero y esfuerzo cuesta construir un automóvil? Bueno, yo tampoco pero no importa porque todos podemos imaginar que es una tarea compleja que requiere la intervención de un plan de trabajo perfectamente programado y el uso de alta tecnología, todo lo cual se plasma luego en el precio de comercialización.

Ahora bien, la irrupción de las impresoras 3D promete darle una vuelta de tuerca a la industria automovilística. Poco a poco, estás máquinas están revolucionando las técnicas de fabricación, reduciendo los costes y el tiempo de la operación hasta extremos inimaginables hasta hace poco.

Buena prueba de ello es Strati, el primer coche que ha salido precisamente de una impresora 3D. Presentado el pasado septiembre en Chicago, es obra de la empresa estadounidense Local Motors, que ha batido un récord de rapidez: lo tuvo terminado en sólo cuarenta y cuatro horas, más otras dos empleadas en ensamblar los aditamentos mecánicos que le permiten moverse.

Obviamente, no se trata de una impresora normal y, de hecho, únicamente hay un par en todo el país norteamericano, pero imagino que si los resultados son positivos pronto serán más habituales. Y es que esa máquina permite sacar un automóvil casi de la nada, en apenas dos días -una semana, si se cuentan también las jornadas de diseño previo- y con un coste muy inferior al de las grandes compañías.

Porque Strati tiene cuarenta y nueve piezas frente a las veinte mil de los coches normales, piezas que se imprimen en fibra de carbono con un refuerzo termoplástico para la parte del motor. Luego se le ensambla el resto de elementos que le dan movilidad, como la dirección o la batería. Ésta le permite una autonomía de algo más de ochenta kilómetros por hora.

El cuadro de instrumentos para conducirlo está sacado de un Renault Twizy y el precio calculado para su comercialización se estima en torno a dieciocho mil dólares, que presuntamente se verían notablemente rebajados si se consiguiera una producción importante.

Eso sí, el tuning también sufriría una convulsión porque el Strati podría fabricarse a la medida de cada uno, completamente personalizado.

Más información: Local Motors