Reviviendo la experiencia de volar en un Jumbo de Pan Am

Reviviendo experiencia volar Jumbo Pan Am

Es difícil que haya alguien, por joven que sea, al que no le suene el nombre Pan Am; aunque sólo sea por la serie de televisión de hace unos años. Fue una de las líneas aéreas decanas de la aviación comercial (desde 1927), sinónimo de calidad y confort, que nos hace recordar los viejos tiempos en que viajar en avión era una experiencia emocionante y algo exquisita, una especie de club de los aires donde el pasajero era tratado con todo tipo de atenciones y el trayecto se realizaba en un ambiente de comodidad.

El devenir de los tiempos demostró que aquello era insostenible y la compañía quebró en 1991, como una especie de profecía de lo que les esperaba a otra muchas y anticipando el concepto que poco a poco va imponiéndose, el low cost. De hecho, en 1996 la propia Pan Am intentó resurgir de sus cenizas bajo esa fórmula pero no aguantó más allá de 2001.

Pues bien, Pan Am cabalga de nuevo. No como aerolínea regular sino como una actividad de ocio organizada por Air Hollywood, una empresa que ofrece la posibilidad de revivir aquellos vuelos a bordo de un Boeing 747 Jumbo que se conserva en un estudio de cine del sur de California y es propiedad de Anthony Toth, el mayor coleccionista sobre el tema.

Se trata de la Pan Am Experience, en la que el pasajero podrá experimentar las sensaciones de antaño. Porque si bien el avión no va despegar realmente, la gracia del asunto radica en lo que pasará dentro de la cabina. Para empezar, una hora de cóctel, diversión y servicio de bebidas, donde los pasajeros podrán moverse a su aire por la aeronave mientras son atendidos por azafatas ataviadas con el uniforme de 1970.

Luego, llegará el momento de acomodarse en los asientos, distribuidos en las dos cubiertas, para la cena. No será un menú cualquiera sino una deliciosa creación gourmet que consta de cuatro platos, servidos en vajilla y cristalería auténticas, a base de camarones, cóctel de cangrejo, pollo al chateaubriand, pasta vegetariana y un postre a elegir entre frutas y queso. Tampoco faltan licores y café.

La sobremesa se dirimirá con proyección de películas de los años setenta (¿incluirán las de la saga Aeropuerto?), pues ese revival vintage constituye la gracia del asunto hasta el punto de que se recomienda a los clientes acudir vestidos a la moda de entonces. La organización explica que no se requerirá traje y corbata pero sí anima a no llevar ropas actuales.

Inicialmente se habían previsto cuatro de estas experiencias Pan Am: una en octubre, dos en noviembre y otra en diciembre. Sin embargo, el éxito de la convocatoria ha sido tal que ha habido que improvisar otras dos, programadas para el 13 y el 20 de diciembre. Los precios oscilan entre 267 7 297 dólares, según se reserve en Turista (cubierta inferior) o Primera Clase (cubierta superior).

Más información: Air Hollywood