Living Paint: obras de arte realizadas con bacterias vivas


Ocurrió hace una semana en un taller programado dentro del Imagine Science Film organizado por el Goethe Institute: varios artistas crearon sus propias obras de arte dentro de placas de Petri usando bacterias vivas. Su trabajo parece fácil: estos pintores sumergieron pinceles, mondadientes, varillas agitadoras y cuentas de vidrio en una mezcla de bacterias y colorearon el líquido incoloro a modo de lienzo con un agar gelatinoso.

El uso del agar está justificado porque es el medio ideal para que crezcan las bacterias, pues tiene todos los nutrientes que éstas necesitan. Tras tres días de incubación, las bacterias introducidas en los lienzos de agar crecieron y cambiaron de color, haciendo la obra de arte visible.

Katayoun Chamany, profesora de Biología de The New School For Liberal Arts de Nueva York, fue la directora de este taller. Utilizaron una variedad inofensiva de E. coli que se volvió blanca, una de Chromobacterium violaceum que se volvió púrpura y la bacteria llamada Serratia marcenses, conocida como «la sangre de Jesucristo», que mostró trazas de rojo, naranja y rosa.

Para crear el color verde, Chamany utilizó una mezcla de E. coli con un gen fluorescente procedente de una medusa y para el azul mezcló esa misma bacteria con un gen beta-galactosidasa. Los artistas tuvieron que utilizar un tipo especial de lienzo de agar infusionado en azúcar para estar seguros de que la bacteria se volvería azul.

Los participantes en este taller pintaron paisajes, flores, retratos y diseños geométricos y pudieron mezclar colores o usar frotis de antibióticos que evitarían que estas bacterias estropearan la obra de arte.

Vía: LiveScience