Aparece uno de los barcos de la Expedición Franklin que no llegó al Ártico en 1845

Aparece uno de los barcos de la Expedición Franklin que no llegó al Ártico en 1845

LaBrujulaVerde-BarcoexpedicionFranklin

La Expedición Franklin fue una aventura que iniciaron dos barcos británicos en el Ártico canadiense en 1845 a la búsqueda del legendario paso Noroeste al Océano Pacífico. Estos barcos con 129 hombres a bordo se perdieron y fueron atrapados en el hielo.

Los investigadores de Canadá han encontrado a través del sónar el esqueleto de uno de esos barcos, que no se sabe si es el HMS Erebus o el HMS Terror. La incógnita sobre qué fue de estos navíos queda ahora en parte despejada después de que varios equipos los buscaran desde que se perdieron hace casi 170 años.

Al final quien lo ha logrado ha sido la Expedición Victoria Strait, una de las seis enviadas por Parks Canada desde 2008 para localizar los barcos en una vasta extensión de territorio Ártico, dotada con robots subacuáticos y sónar.

El destino de la Expedición Franklin ha sido un misterio durante todo este tiempo y ha dado pábulo a la especulación. Eran barcos de tres palos, tenían motores de vapor y su armazón estaba reforzado por arcos de hierro para avanzar por el mar helado. Habían completado con éxito una misión en la Antártida pero no estaban preparados para adentrarse en las vías heladas del Ártico de Canadá.

[include_post id=»14006″]

Parece que los marineros de la Expedición Franklin murieron de diversas causas, tales como la exposición a los elementos, el hambre, el escorbuto y el envenenamiento por plomo tras consumir alimentos mal enlatados. Su final les llegó atrapados en el hielo cerca de la isla del Rey Guillermo.

En 1850 circuló por Gran Bretaña la noticia, que llegó a través de un comentario de un esquimal que habló con el explorador John Rae, de que la tripulación recurrió al canibalismo en aquellas circunstancias extremas. Los arqueólogos lo confirmaron tras encontrar evidencias del uso de instrumentos cortantes en restos de huesos de algunos de los marineros enterrados en aquella zona.

Según John Geiger, presidente de la Royal Canadian Geographical Society:

es un maravilloso y excitante descubrimiento que arrojará más luz sobre los últimos meses, semanas y días de esta desafortunada expedición.

Vía: LiveScience