Categorías
Arquitectura Ecología

Un fantástico hotel ártico con forma de cristal de hielo


Dutch Docklands es un estudio arquitectónico -holandés, obviamente- que suele presentar atrevidos proyectos que combinan imaginación, sostenibilidad y fantasía. Buena muestra de ellos es en el que están trabajando actualmente, un hotel de cinco estrellas a ubicar en un entorno frío pero excepcionalmente bello, un fiordo de Noruega cercano a la ciudad de Tromso, en pleno Círculo Polar Ártico. Por eso lo han dotado de un aspecto exterior absolutamente alucinante: tiene la forma de un gigantesco cristal de hielo.

De hecho, el hotel se llama Krystall y presenta un tamaño considerable (al menos para un copo de nieve), con ciento veinte metros de diámetro que albergan ochenta y seis habitaciones más una sala de conferencias y un spa. Como todas las creaciones del estudio, es autosuficiente y autosostenible. Sigue la línea de otro hotel que Dutch Docklands ha diseñado, también con planta estrellada pero de carácter tropical, ya que es para las islas Maldivas: el Greenstar.

En el caso escandinavo, se trata de una estrella de seis puntas concebida para integrarse en el entorno frío de los fiordos noruegos, constituyendo además un punto de observación ideal para contemplar el gran espectáculo natural que ofrecen esas latitudes, las auroras boreales, gracias a un extenso techo de cristal que completa una decoración a base de minimalistas estructuras translúcidas azuladas que imitan el hielo. Eso sí, con chimeneas de ladrillo para calentarse.

Al parecer, la construcción requerirá una técnica especial porque los trabajos se llevarán a cabo en un dique seco para luego trasladar el conjunto por mar; evidentemente, los huéspedes sólo podrán acceder en barco. Koen Olthius, el arquitecto, explica que se aplicará una serie de amortiguadores y anclajes para minimizar el oleaje y el viento.

Y es que se trata de un hotel flotante, concepto que los diseñadores consideran más flexible y menos impactante en el medio ambiente al poderse demoler sin dejar huella. No obstante, de momento no hay que hablar de derribos sino de apertura, prevista para diciembre de 2016.

Más información: Dutch Docklands