Categorías
Eventos

Envío de colores y cambio de guardia en Rabat


No siempre las capitales acaparan el interés turístico de un país. Marruecos es un buen ejemplo de ello, con Marrakech y Fez como principales atractivos y Rabat quedando en un segundo plano. Y eso que no le faltan cosas para interesar a un visitante: la kasbah de los Oudayas, el Museo de Artes Marroquíes, la Mezquita Assouna, la necrópolis de Chellah…

Justo al lado de esta última se alza el majestuoso Palacio Real, donde reside el monarca aluita y que tiene unos bellos jardines abiertos al público. Parte de la imagen que caracteriza el lugar corresponde a la Guardia Real, institución que no falta en casi ningún país, sea monarquía o república (en cuyo caso será guardia presidencial o republicana, claro) y que hoy en día extiende sus servicios más públicos al turista ofreciendo el clásico espectáculo de cambio de guardia.

En Marruecos, sus efectivos suelen ser seleccionados de la Gendarmería Real para pasar a la protección exclusiva del Rey y de las instalaciones de la Corona. Son un par de batallones integrados por unos tres mil hombres que, con uniforme rojo o blanco -que incluye capa- y fez azul o verde, se distribuyen en cuatro batallones de infantería y dos de caballería. Sus orígenes se remontan a la Guardia Negra que, a principios del siglo XIX, protegía al Sultán, y cuyo nombre no derivaba de sus vestimentas sino de la raza de sus miembros.

El cambio de guardia que protagonizan en Rabat no tiene lugar en palacio sino frente a la Torre Hassán, antiguo minarete de dieciséis metros de altura que hay frente al Mausoleo de Mohamed V, separados ambos sitios por una amplio patio de columnas. Un rincón muy visitado por los turistas, sobre todo hacia las siete porque es cuando empieza la ceremonia, con la especial espectacularidad que proporcionan los caballos y sus jinetes, armados con lanzas. Desde allí también se disparan salvas de cañón en las fiestas religiosas.

Lo que sí se hace en el Palacio Real, más concretamente en el patio del cuartel de la Guardia, es la ceremonia llamada Envío de colores. Se trata del izado oficial de la bandera nacional (estrella verde, que representa los cinco pilares del Islam, sobre fondo rojo, símbolo de los descendientes del Profeta). Se celebra diariamente a partir de las 10:45 y se permite la entrada para verla.

Foto: Ndunruh en Wikimedia