Categorías
Gastronomía

Sevilla en un plato


Buscar un restaurante en Sevilla es una tarea complicada. No porque no los haya buenos sino, muy al contrario, porque es difícil elegir entre la gran diversidad de oferta gastronómica que ofrece la capital andaluza.

Paradójicamente lo primero que se me viene a la mente, cuando alguien me pregunta por un restaurante, es decirle –¿uno? ¿por qué no todos?− efectivamente, en lugar de optar por un único restaurante, gracias a la tradición del tapeo, podemos comer visitando varios establecimientos, disfrutando de las especialidades de cada uno: salmorejo, chocos y jamón son algunas de las delicias que podemos encontrar tapeando por Sevilla. Y al tapear, aunque la cerveza sea realmente tentadora, no olvidemos el vino, que siempre merece una oportunidad, principalmente si visitamos el bar El Rinconcillo, un local que es, además, el bar más antiguo de Sevilla, fundado en 1670 y donde podemos probar las típicas tapas andaluzas.

Puede que, después de estar haciendo turismo por la ciudad, prefiramos sentarnos en un restaurante y descansar mientras comemos. Si este es así en Sevilla tenemos a nuestra disposición todo tipo de restaurantes que nos permitirán experimentar sabores de todo el mundo.

Por supuesto, la cocina andaluza tiene un lugar honorífico en la gastronomía sevillana. En el restaurante Enrique Becerra, por ejemplo, podemos disfrutar del plato estrella del verano en Andalucía, el gazpacho. Si no nos importa gastar un poco más, una buena opción es acudir a alguno de los restaurantes gourmet de la ciudad. Tenemos un montón de buenas opciones como el restaurante Abantal, donde los comensales pueden disfrutar de una maravillosa cocina de autor que les ha valido una Estrella Michelin, o el restaurante La Azotea, conocido por experimentar con sus platos, que ofrecen una gran experiencia de sabores y texturas. Por cierto, que este restaurante es, también, una gran opción para desayunar y, de hecho, muchos sevillanos suelen acudir a él a primera hora para coger fuerzas para el resto del día.

En Sevilla hay lugar para todos y si te gusta probar tipos de cocina internacional, en esta preciosa ciudad podrás hacer tus delicias. Viaja hasta la maravillosa Italia, sin moverte de la ciudad, visitando Pappardelle, donde ofrecen una gran relación calidad precio en sus pastas elaboradas con un selecto trigo candeal y lo mejor de la cocina Mediterránea. Pero, también puedes experimentar sabores lejanos de más allá del atlántico, como las exquisiteces del grill argentino en Milonga’s restaurante argentino e incluso, si tienes suerte –llama para informarte si quieres estar seguro−, disfrutar de un espectáculo de tango en directo. En Amor a la mexicana, puedes probar unos tacos deliciosos y las mejores recetas de estofados de México, que te harán sentir más cerca de este país hermano. Y, por supuesto, puedes optar por la cocina americana en El Americano, una tradicional cafetería al más puro estilo estadounidense donde las hamburguesas y las ensaladas alcanzan el estatus de auténtico manjar.

¿Crees que no tienes tiempo para todo? Claro, Sevilla tiene demasiado que ofrecer. Pero una buena solución para ganar tiempo podría ser alquilar un coche con Hertz, la gran ventaja es que sus vehículos vienen equipados con GPS, con lo que no te perderás en el tráfico sevillano y si además viajas con niños, puedes pedir una silla homologada. Si lo haces, no dudes en preguntar a sus empleados por la mejor ruta para llegar a tu destino, seguro que estarán encantados de ayudarte y los sevillanos siempre conocen algún truco para evitar las calles que suelen estar atascadas.