Categorías
Arquitectura

¿Aprovechar los estadios del Mundial como viviendas sociales?


Los negros augurios que amenazaban la celebración de la Copa del Mundo de Fútbol de Brasil por las protestas sociales no fueron tales -salvo para la selección brasileña-, puesto que pareció haber una tregua no pactada para mantener la tranquilidad en las calles durante el torneo. Una vez terminado y con la eliminación del equipo, parece que vuelven a hervir las calles. Entre las demandas populares figuran cosas como frenar la corrupción, abaratar los costes del transporte público, reducir las diferencias sociales y solucionar la escasez de vivienda.

Esta última reclamación podría ser acometida parcialmente gracias a la propuesta Casa Futebol ideado por los arquitectos franceses Axel de Stampa y Sylvain Macaux en su web 1 Week 1 Project y que consiste en el reaprovechamiento de los doce estadios que fueron sedes del campeonato -todo ellos renovados o incluso construídos ad hoc– como estructuras mixtas polifuncionales que no sólo servirían para espectáculos deportivos sino también para que la gente viviera en ellas.

Se trata de viviendas sociales diseñadas en forma modular, prefabricadas, multicromáticas y apilables, que se instalarían en la fachada exterior de esos edificios, actualmente sin más uso que el de cerrar el recinto deportivo y el graderío. Cada módulo mide 105 metros cuadrados y se sostendría entre las vigas de hormigón de la infraestructura sin alterar el uso deportivo habitual. Parte de las recaudaciones se usaría para el mantenimiento y los niños de los inquilinos gozarían de acceso gratis al interior del estadio cuando no esté siendo utilizado, como un espacio público más.

En realidad, Casa Futebol no pretende ser algo que llevar a la praxis, puesto que, legislación vigente aparte, los estadios no están pensados para soportar el peso de los cientos de hogares y sus ocupantes que se ven en las imágenes del proyecto. Pero sí quiere abrir un debate sobre la forma de aprovechar al máximo el tamaño y la inversión que requieren esas megaconstrucciones. Máxime teniendo en cuenta que, en este caso, si bien algunas se reutilizarán para los juegos Olímpicos de 2016, otras tenían un carácter meramente temporal y, terminado el Mundial, van a ser desmanteladas.

Vía: Gizmodo

Más información: 1 Week 1 Project