Categorías
Geografía

Misr, Bharat, Shqipëria y otros países del mundo cuyos nombres no te suenan


Misr, Bharat, Shqipëria, son países actuales, muy conocidos y de los que oyes hablar en la televisión y lees noticias en los periódicos. Pero posiblemente no te suenan a pesar de todo. ¿Cómo puede ser eso posible? La explicación es muy sencilla.

Como es obvio todos los lugares, ciudades, pueblos y países del mundo tienen un nombre. En ocasiones se trata de un nombre heredado de culturas anteriores que, o bien se ha conservado más o menos intacto a lo largo de los siglos, o se ha adaptado y deformado por el uso. Pero al mismo tiempo cada uno de esos nombres tiene múltiples exónimos, por lo que en realidad se podría decir que tiene múltiples nombres.

Un exónimo es el término con que los hablantes de un idioma se refieren a un lugar que se encuentra fuera de su ámbito. Un ejemplo claro sería el término Londres, que es como los castellano-hablantes denominamos al lugar que sus propios habitantes anglo-parlantes llaman London. Londres es por tanto uno de los muchos exónimos de la capital británica.

Un endónimo sería lo contrario, aquel término con el que los hablantes de una lengua se refieren a un lugar que está dentro de su área de influencia. En el ejemplo anterior el endónimo sería London.

La existencia de múltiples exónimos para cada lugar del mundo es un problema que la ONU, a través de la Conferencia para la Normalización de los Nombres Geográficos, trata de atajar, recomendando una nomenclatura única en todo el mundo y que se usen los topónimos oficiales en cada país, evitando la creación de nuevos exónimos. Claro que esto es una tarea ardua y dificil, sobre todo teniendo en cuenta que la gran mayoría de exónimos son una tradición fuertemente arraigada.

A este respecto la Real Academia de la Lengua Española recomienda seguir usando los exónimos tradicionales, siempre que no hayan caído en desuso o se consideren políticamente inadecuadas. Algunos de estos exónimos en desuso serían Angora (Ankara), León (Lyon) o Tolosa (Toulouse).

Centrándonos solo en los nombres de países, quizá nos pueda parecer sorprendente la cantidad de ellos que en realidad no se llaman como nosotros los conocemos por su exónimo español. Es cierto que para muchos tenemos un exónimo muy similar, pero para otros seguimos usando términos tradicionales que en realidad hoy ya tienen poco que ver con la realidad socio-cultural, histórica o política del lugar.

Misr

Egipto es un exónimo derivado de la tradición grecolatina. Pero el país hace mucho ya que se llama oficialmente Ŷumhūriyyat Miṣr Al-ʿArabiyyah, o más abreviadamente Misr. Este término, que sustituyo al original Keemett, del que deriva nuestro Egipto, es de orígen semítico y significa estrecho.

Shqipëria

Albania es otro de los casos más curiosos. Su nombre oficial es Shqipëria o Republika e Shqipërisë. El término significa tierra de águilas y fue adoptado en 1433 tras la rebelión contra los turcos, ya que la bandera bajo la que luchaban mostraba el águila imperial bicéfala bizantina. El exónimo Albania es de origen latino, y no tiene nada que ver con sus actuales habitantes.

Dru Gäkhap

Si les preguntan por Dru Gäkhap o por Brug rGyal-Khab, seguramente estarán tan perdidos como yo. Pero el caso es que se trata de Bután, el país asiático entre India y China. El exónimo Bután procede del término indio Bhotana con el que antiguamente se conocía a todas las regiones habitadas por tibetanos.

Zhongguó

Y si les digo que China en realidad no existe? China es una palabra derivada del persa Cin y el sánscrito Cina. El país actual se denomina Zhōnghuá Rénmín Gònghéguó o más abreviadamente Zhongguó, que significa país central.

Bharat

El término India es de origen persa y sánscrito, y ser refiere a la denominación histórica del río Indo. Sin embargo el nombre oficial del país que nosotros conocemos como India es Bhārat Gaṇarājya. El término Bharat deriva del nombre de un rey legendario de la mitología hindú, Bharata.

Nihon

Vale, aquí hemos hecho un poco de trampa. El nombre oficial de Japón es Nippon, mientras que Nihon se usa comúnmente aunque no es oficial. Nuestro exónimo Japón procede del chino Jih Pen.

Daehan Minguk

Aunque muchos siguen refiriéndose a su país con el nombre tradicional de Han (Corea del Sur) y Joseon (nombre que dan los coreanos del norte a toda Corea), en realidad el nombre oficial es Daehan Minguk (República de Corea del Sur). Nuestro exónimo Corea deriva del antiguo reino de Goguryeo, la primera dinastía coreana visitada por mercaderes persas, quienes le dieron el nombre de Koryo.

Hay muchos más, y si añadimos ciudades y regiones la lista sería interminable. Incluso dentro de cada país pueden existir endónimos y exónimos, dependiendo del número de lenguas que se hablen en él. En nuestro caso tenemos muy claros ejemplos en el castellano, catalán, euskera o gallego, por ejemplo.

Un sitio interesante en el que poder ver todos estos nombres de países en su idioma local es Endonym Map. Y una lista muy completa puede consultarse en Omniglot.

Foto por Vladstudio