La disputa territorial entre Estados Unidos y Haití que dura más de 200 años

La disputa territorial entre Estados Unidos y Haití que dura más de 200 años 3

Si pensaban que sólo en países con un reconocido pasado colonial se dan disputas territoriales les sorprenderá saber que los Estados Unidos son uno de los países que más reclamaciones tienen vigentes en la actualidad. Hasta 55 islas o islotes en todo en mundo han sido objeto de disputa entre el país norteamericano y terceros, quedando todavía pendientes de resolución (y por tanto con reclamación de Estados Unidos en vigor) un puñado de ellas.

La mayoría mantienen un estado durmiente, es decir, la disputa se mantiene pero ninguno de los países se ha pronunciado sobre ella en muchos años. Algo parecido a lo que ocurre con las islas españolas del Pacífico. En este grupo estarían:

  • Alto Velo: una isla caribeña actualmente bajo dominio de República Dominicana. Está deshabitada y se sitúa al sur de La Española. Sólo tiene 1 kilómetro cuadrado de superficie.
  • Bajo Nuevo Bank (o Islas Petrel): islas caribeñas reclamadas por Estados Unidos, Colombia, Jamaica y Nicaragua. Actualmente controladas por Colombia, también están deshabitadas, aunque hay un faro. Estados Unidos las considera como un territorio no incorporado.
  • Ducie: un atolón de 4 kilómetros cuadrados en el Pacífico, administrada actualmente por las Islas Pitcairn en nombre del Reino Unido, cuya marina se la adjudicó desembarcando en ella en 1937.
  • Fox: una isla en el Atlántico que los Estados Unidos se disputan con Canadá.
  • Serranilla Bank: otra barrera de islotes semihundidos en disputa entre Estados Unidos, Colombia, Jamaica, Honduras y Nicaragua, muy cercanos a las Islas Petrel. Actualmente es administrada por Colombia.

Sin embargo si que hay una disputa territorial que no está en estado durmiente sino activo. Y es la que mantienen los Estados Unidos con Haití por la isla de Navassa (en español Navaza). Una disputa que dura ya más de 200 años.

Navassa isla

Navassa es un islote deshabitado de unos 5 kilómetros cuadrados, situado en un punto cercano a la costa de Haití, entre éste país, Jamaica y Cuba. Los Estados Unidos lo consideran un territorio propio no incorporado, y lo administran mediante el oficial Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos. Haití reclama Navassa desde 1801, e incluso la reclamación está presente en la Constitución del país caribeño.

Una de las razones por las que Navassa es tan importante para Estados Unidos es que se encuentra a solo 170 kilómetros al sur de Guantanamo, el enclave norteamericano en Cuba. Pero cuando reclamaron su propiedad en 1857 lo que más les interesaba eran los abundantes depósitos de guano presentes en la isla, un fertilizante imprescindible para la agricultura de mediados del siglo XIX. En 1865 ya había allí establecida una mina de guano estadounidense, que tras muchos avatares e incluso una rebelión algo sangrienta, fue abandonada en 1901.

En 1917, tras la apertura del canal de Panamá, se ció la necesidad de colocar un faro en la isla, lo cual llevó a cabo el Servicio de Faros de los Estados Unidos. Con sus 120 metros de altura, todavía puede contemplarse casi intacto. Con la automatización en 1929, la isla permanece deshabitada desde entonces.

Lo bueno de todo esto es que los ecosistemas de Navassa han permanecido intactos hasta hoy en día, siendo uno de los lugares donde mejor se ha preservado la biodiversidad del Caribe. Desde 1999 está considerado como refugio de la vida salvaje.

Navassa bandera

Como curiosidad, los norteamericanos también han creado una bandera propia para la isla, que ondeó por primera vez en el homenaje del 7 de diciembre de 2001 a los caídos en la Segunda Guerra Mundial, a bordo del USS Arizona en Pearl Harbor. Consta de dos bandas horizontales, una blanca y otra azul, con la silueta de la isla sobre esta última.

Y, por si fuera poco, en 2005 un grupo de nacionales del pueblo de Colombia declaró la independencia de la isla como Estado Soberano de Navaza.